16/10/2017 LA PROVINCIA
CACERÍA MACHISTA

Violenta manifestación de resistencianos contra las mujeres del Encuentro

La convocatoria circuló durante la jornada por redes sociales y concentró a unas 60 personas alrededor de la plaza 25 de Mayo, pasadas las 14, donde aún delegaciones de mujeres que participaron del XXXII Encuentro Nacional esperaban por los micros para emprender su regreso. “Las chocaban a mujeres en moto, hay madres con niñitas chicas, mujeres grandes; las apedrearon”, fue uno de los testimonios hace instantes.

img Captura del video realizado in situ por el periodista José Viñuela.

Una cacería machista

al XXXII ENM

 

Ayer por la siesta, a dos horas y media (15.20, aproximadamente) del cierre oficial del XXXII Encuentro Nacional de Mujeres Chaco 2017, el clima de celebración y agradecimiento por la buena organización y la calidez de la ciudad fue interrumpido por la respuesta machista cuando las redes de WhatsApp de las mujeres se activaron advirtiendo que habían dos mujeres en la plaza 25 de Mayo que fueron brutalmente agredidas por parte de las personas que participaban de la marcha organizada por Vecinos Autoconvocados de Resistencia, trasmitida en vivo apoyando el reconocido periodista de la ciudad y la exdiputada Cleia Ávila para repudiar que el encuentro se haya hecho en Chaco.

“A las 14, en la plaza 25 de Mayo, movida ciudadana a favor de los derechos de Resistencia en contra de las feminazis”, citaba esta convocatoria por redes sociales. Cuando las integrantes de la CO que se encontraban más cerca llegaron al lugar, se encontraron con grupos dispersos de mujeres que seguían feriando y otras que ya estaban buscando a sus compañeras para que caminaran solas. Según dijeron las mujeres, se encargaron de que las primeras dos chicas, más algunas que estaban con sus hijos pequeños, se subieran a taxis para alejarse del lugar. Mientras las integrantes de la CO charlaban para ver cómo actuar en conjunto, empezaron a ver cómo otras chicas corrían desde el extremo Julio A. Roca llegando a Alberdi, y comenzaron a meterse una gran cantidad de motos que las perseguían para increparlas directa y físicamente con palos, piedras y cuchillos.

Cuando las pocas integrantes buscaban agrupar a las mujeres, se pudieron armar al menos tres grupos en el medio del caos de algo que ya era una emboscada. Hombres, mujeres con piedras y palos y adolescentes con gomeras empezaron a entrar a la plaza por todas las esquinas.

En tanto, un núcleo de los “Autonconvocados contra el encuentro” se encontraba en la vereda de la Catedral, escudados por personal de tránsito y policías. De los tres grupos, el primero se dispersó por Güemes, otro corrió hacia la avenida Sarmiento (único espacio que dejaron liberado) y otro grupo se quedó atrapado en el medio de la plaza.

RAZZIA CIVIL

El grupo que corrió hacia la avenida Sarmiento era de al menos 20 mujeres, entre ellas feriantes con todas sus pertenencias encima, y una mujer mayor que estaba con su hija por casualidad en plaza y se había acercado a solidarizarse con las visitantes, además de cuatro integrantes de la CO. A este grupo, lo siguieron “cazando” por Sarmiento cuando las vieron refugiadas en la entrada de una casa particular, de allí las corrieron en motos y a pie lanzado piedrazos por Santa Fe y por Pueyrredón, donde las integrantes de la CO pensaron que podrían refugiarse en la Secretaría de Derechos Humanos. Una de ellas hizo la observación de que no sólo todos los espacios estatales como ese, la Casa de las Culturas y casas particulares estaban totalmente cerradas, sino también que no circulaba un solo auto o peatón por la zona, incluso cuando este grupo de violentos se metió por contramano al grito de “putas, lesbianas, las vamos a matar, fuera, váyanse, vayan a pedir el aborto a otro lado”.

De ahí, el grupo se dispersó, algunas quedaron refugiadas en dos autos de otras integrantes de la CO que acudieron al rescate, mientras otra se adelantó en su moto a pedir ayuda a un edificio, que les abrió las puertas. El resto siguió escapando de los violentos hasta la entrada principal de la Casa de Gobierno, ahí las visitantes pidieron auxilio a los policías que custodiaban la entrada, y se la negaron.

Recién al ver el enorme grupo que las perseguía detrás les dijeron que podías ingresar, pero por el garaje de la vuelta y “sólo si se portaban bien”. Desde entonces, hubo como tres mujeres que iniciaron un ataque de pánico, otras que tuvieron que ser trasladadas al hospital Perrando, donde nuevamente fueron maltratadas por el personal de salud, quienes no las querían atender”. 

La CO junto al equipo de Derechos Humanos trabajó hasta la noche para garantizar que cada mujer pudiera volver a su provincia de forma segura. Al cierre de la edición, en un comunicado oficial, el Gobierno de la Provincia de Chaco manifestó el repudio “a los hechos de violencia e intolerancia hacia el que piensa distinto” y lamentaron el accionar “violento de un grupo de vecinos, considerando que las disidencias y consensos se deben dar en ámbitos de debate, construcción y participación y eso es lo que deben bregar todos los chaqueños para tener una sociedad que continúe creciendo”. 

EDICIÓN IMPRESA