Información General

11° aniversario del barrio Emerenciano

El 7 de diciembre de 2008, el entonces llamado Movimiento de Trabajadores y Desocupados (MTD), Emerenciano ingresó a lo que se conoce como el ex Campo de Tiro, ubicado en la avenida San Martín al 3300. elDIARIO de la Región dialogó con Marcela Acuña, dirigente del movimiento.

La dirigente de Mujeres Al Frente del Movimiento Socialistas Unidos por Chaco dialogó con elDIARIO de la Región sobre el progreso que tuvo el barrio Emerenciano, ubicado en la avenida San Martín al 3300.

“El planteo de Emerenciano era que los propios compañeros construyan su casa en una propiedad colectiva. Para ello, teníamos tratativas con la fundación Madres de Plaza de Mayo para que baje acá un proyecto de nombre Sueños Compartidos, que funcionaba muy bien en Buenos Aires. Nunca pudimos hablar con Hebe de Bonafini, siempre nos atendió Sergio Schoklender. Para que se lleve a cabo dicho proyecto, que incluía materiales y pago de la mano de obra, debíamos tener el consenso del gobernador, porque nosotros no teníamos personería jurídica”, comenzó Acuña.

«La idea era generar una propiedad colectiva».

Para que el proyecto se lleve a cabo, el movimiento debía poseer el terreno. El 7 de diciembre 2008, más de 5.000 personas ingresaron a lo que se conoce como el ex Campo de Tiro. El espacio se conformaba de 30 hectáreas vacías que correspondían al Ministerio de la Nación. Ese terreno fue utilizado por el Ejército en la época de la dictadura.

“Emerenciano siempre sostuvo que no debíamos hacer un asentamiento con ranchos, sino generar un barrio para los sectores en lucha organizados. Queríamos demostrar que este grupo de crotos podía lograrlo. Con ese proyecto inicial, construimos 20 casas” prosiguió Acuña.

 

EDUCACIÓN

En 2009, el primer proyecto especial de educación fue convertir la guardería del barrio en un jardín de infantes, que fue inaugurado ese año. “El Ministerio de Educación nos envió dos docentes y dos de nuestras compañeras trabajaron como auxiliares”, detalló Acuña.

“Paralelamente a eso, buscamos generar una Educación Primaria para Adultos (EPA), ya que muchos obreros no habían terminado su primaria y otros no sabían leer ni escribir. El primer anexo vino gracias a Carmen Sosa, de la EPA N° 14”, precisó.

La dirigente recordó: “En 2010, hablamos con compañeros que tenían ladrillerías e hicimos una en el fondo del barrio, para tener nuestra propia producción. En 2011, logramos un convenio con el Instituto de Vivienda para realizar 500 casas en etapas de 20. Así, retomamos la construcción y la gente comenzó nuevamente a levantar sus propias casas sin cobrar un peso, debido a que el convenio solamente comprendía los elementos”.

Tiempo después, un grupo de docentes se acercó y planteó la creación de un nivel primario y secundario, ya que los hijos de algunos integrantes del movimiento tenían esa edad y debían ser trasladados diariamente. Los proyectos desde Educación se mantuvieron por seis años.

Recién en 2015, se inauguró la Escuela Pública de Gestión Social N° 2, “que nos costó muchas represiones durante el gobierno de Bacileff Ivanoff. La institución no sólo educó a chicos de nuestra organización, sino que comenzaron a venir desde Villa Facundo, Villa Don Alberto, Palermo I, II y hasta de Barranqueras, Santa Rita I y II”, detalló Acuña y adelantó: “Ahora, estamos encaminados a traer un anexo de la UNNE y una escuela técnica donde salgan maestros mayor de obras”.

 

SALUD

“Con el progreso de nuestro movimiento, vimos otras necesidades de la gente, como la salud. En 2015, nuestra sala de primeros auxilios se convirtió en un centro de salud de autogestión”, afirmó.

En 2018, se incorporó una mecánica dental, con el objetivo de que, conjuntamente con la odontóloga, resuelvan la falta de dientes de las personas pobres. Actualmente, se desarrolla un trabajo fino y duradero de colocación de prótesis, totalmente gratuitas.

“Hoy, queremos que el centro crezca. Estamos realizando una ampliación y buscando profesionales con conciencia de clase y grandes capacidades. La gente no puede seguir muriendo en los barrios por enfermedades evitables”, lamentó.

El centro de salud del barrio se encuentra en ampliación.

ARTE

A lo largo de estos años, se crearon distintas obras artísticas en el barrio. “La primera fue la Mujer luchadora, un homenaje a todas femeninas obreras. También, hay diversos murales como el rostro de Cristina Kirchner y frases significativas. Hace poco se inauguró el Trono de la pala, representando el trabajo realizado. Asimismo, emplazamos las letras de nuestro lugar, posteriormente pintadas con la bandera wiphala. Todo eso sin contar los murales que hicimos fuera del barrio denunciando el hambre, hablando de Macri o de Milagro, que fueron borrados”, destacó.

“En 11 años, generamos 370 viviendas, el comedor, la Escuela Pública de Gestión Social N° 2, el centro de salud ‘Monseñor Fabriciano Sigampa’, la Biblioteca Popular, la radio Sur 101.9, la Iglesia de San Expedito y ahora el centro recreativo ‘Santiago Maldonado’ (un espacio verde con pileta a inaugurarse el 10), entre otras edificaciones. En el barrio Emerenciano, nunca ingresó una empresa, y eso es una victoria. Vamos cumpliendo luego de haber luchado y resistido. Seguimos adelante teniendo como estandarte las necesidades de gente muy pobre que busca superarse día a día. Siempre fuimos estigmatizados, pero esta es una síntesis de que se puede”, concluyó la dirigente.

“En 11 años, generamos 370 viviendas, el comedor, la Escuela Pública de Gestión Social N° 2, el centro de salud ‘Monseñor Fabriciano Sigampa’, la Biblioteca Popular, la radio Sur 101.9, la Iglesia de San Expedito y ahora el centro recreativo ‘Santiago Maldonado’ (un espacio verde con pileta a inaugurarse el 10), entre otras edificaciones» expresó Acuña.

Cooperativa La Prensa

Cooperativa de Trabajo y Consumo Ltda La Prensa

Publicaciones relacionadas

Cerrar