Opinión

Al hermano Árbol

En el marco del día del Árbol queremos expresar nuestro compromiso con la vida toda especialmente en estos momentos de emergencia ambiental que vive nuestra América del Sur con epicentro en Brasil, situación a la que estamos todos llamados a actuar en salvaguarda de la casa común, pues si bien hemos heredado posesión, también tenemos obligaciones compartidas.

El innegable holocausto actual de la amada selva amazónica lo merece.

También nosotros, chaqueños y chaqueñas, tenemos nuestra cuota de responsabilidad, porque las voces que se alzan en la catástrofe, se acallan a medida que olvidamos la inundación pasada y aún a sabiendas que es cierta la ecuación: “menos bosques = más inundaciones”.

Adherimos y APOYAMOS el esfuerzo de los guardianes de la Amazonia, especialmente el de los indígenas y hombres o mujeres de buena voluntad que, desafiando amenazas y asesinatos de líderes siguen resistiendo, porque la selva es SU vida, porque si se la destruyen no podrán sobrevivir.

REPUDIAMOS las desventuradas expresiones del presidente del país más grande del Cono Sur, y su inacción cuando en lugar de salvaguardar el preciado tesoro que se le confió, lo despilfarra ofreciéndolo al mejor postor así sea minera, ganadera o sojera la empresa que devastará el área cedida, sin importar cuánta vida se esparcirá en cenizas por los aires del mundo. En tanto la deforestación en la Amazonia brasileña alcanzó en julio 2019 un volumen de 278% superior a la del mismo período del año anterior, medida por INPE Brasil.

Por todo ello te pedimos PERDÓN, hermano árbol, dador de vida y energía, que engendras y albergas a tantísimos seres y porque valoramos tu existencia que arraiga y sostiene, que regenera y potencia permitiendo intercambios aún después de muerto en un ciclo infinito.

VALORAMOS asimismo las políticas que atienden todo aquello que favorezca la renovación del monte nativo para el bien común.

Por eso, la criatura humana que escucha tu alarido implora apelando a tu resiliencia para que, no obstante, caído o exánime, resucites. Quien quiera oír, que oiga… y si puede hacer algo en favor del Árbol empeñándose en protegerlo, habrá regocijo en la Tierra.

Así, aunque no podamos ir al Amazonas a sofocar el fuego invitamos y nos sumamos a hacer pequeños (o grandes) aportes, tales como: enseñar y compartir con otros esta información, desaprender el consumismo, reciclar reutilizando plásticos o vidrios, reducir la producción de basura, servirse adecuadamente del agua, comer menos carne, viajar con conciencia y responsabilidad, disminuir el uso de vehículos, participar acompañando a ambientalistas en sus campañas, plantar otro ÁRBOL… (gracias, viveros forestales), porque Vivir para los otros es una regla de la Naturaleza.

Todos somos parte y se crece siempre desde el pie.

Docentes de Ciencias Biológicas del Chaco:

Carmen Zorrilla de Trombotto. DNI 4992563. Profesora en Biología

Griselda Oria. DNI 22711422. Profesora e Biología

María Mercedes Bogado. DNI 10408687. Licenciada en Zoología

Dora Escoms. DNI 6570784. Profesora en Biología

Mónica Bianchi de Dagnino. DNI 10639338. Profesora en Biología

Cooperativa La Prensa

Cooperativa de Trabajo y Consumo Ltda La Prensa

Publicaciones relacionadas

Cerrar