DestacadasLa Sociedad

Casa Chaco Stylo: el hip hop como herramienta de transformación

El espacio cultural autogestivo es una experiencia de cómo hicieron artistas y gestores para trascurrir el aislamiento obligatorio, y pensar la expresión artística como transformación social.

(GENTILEZA DE DIANA DELLA BRUNA) La cultura, el acceso a ella, su fomento, su reconocimiento como derecho, nunca ha sido prioridad en las agendas de los diferentes gobiernos y en las políticas de Estado. Artistas y colectivos, espacios culturales o de formación, históricamente trabajaron desde la autogestión, remando, a pulmón, para poder desarrollar sus propuestas. Y, del otro lado, para grandes sectores de la sociedad, excluidos o vulnerados, es prácticamente imposible alcanzar productos culturales genuinos que interpelen sus identidades, quedando relegados al mero consumo de una industria cultural diseñada para vender.

La pandemia vino a profundizar esta realidad, llevando al extremo de sus posibilidades de subsistir a artistas, gestores y gestoras culturales. Espacios que se mantenían con las actividades y la solidaridad de comunidades y barrios, se vieron obligados a cerrar sin perspectivas certeras de poder reabrir sus puertas y pagar sus cuentas.

Resistencia fue una de las zonas más afectadas por la pandemia. Sin embargo, la Casa Chaco Stylo, un proyecto que se materializó en mayo del 2019, pudo mantenerse vigente y ofrecer un lugar para las juventudes afines al hip hop.

Cristian “Ice” Obez, pertenece al grupo fundador y es un reconocido grafitero y muralista de la ciudad, además de productor audiovisual y musical, DJ y gestor cultural. Para él, la Casa Chaco Stylo, es “como un conservatorio del Hip Hop, donde podemos entretenernos, además de aprender, cultivar, conservar y usar el Hip Hop como herramienta de transformación y herramienta de oficios. Es una casa que no solo contiene a la gente que le gusta el Hip Hop, sino también que conserva los valores, los principios originales de esta cultura: el amor, la unión, el conocimiento, la diversión y el respeto. Es una casa que contiene, que desarrolla profesional y espiritualmente”.

RITMO Y POESÍA AL BARRIO

El colectivo que lleva adelante la Casa del Hip Hop no se vio menos afectado que otros hacedores culturales, pero con gestión y adaptación, fuerza de voluntad y trabajo conjunto, pudieron mantenerse en actividad.

A principio de año solicitaron y obtuvieron el apoyo de la organización CREAS-Comunidades en Acción para la ejecución del proyecto “Pintando de ritmo y poesía al barrio”, que consistía originalmente en dar talleres de grafiti y rap en la zona sur de la ciudad. “Teníamos la necesidad de ir un poco para los barrios porque en el proceso de buscar un lugar accesible para todos y todas, nos fuimos al centro y nos dimos cuenta de que hay personas a las que les es difícil venir por muchos factores. En eso apareció esta propuesta de CREAS y decidimos encuadrar la idea en eso”, contó Obez.

Pero llegó la pandemia y el proyecto se tuvo que adaptar a las restricciones del aislamiento, haciéndose de forma virtual. Se realizaron diez encuentros virtuales en el transcurso de un poco más de dos meses, desde septiembre hasta noviembre, que finalizaron pintando tres murales en espacios públicos de Villa Luzuriaga y presentando un “track colectivo” de los chicos y chicas del taller de rap, titulado Cuarencypher.

Obez fue coordinador del proyecto y el profesor de las clases de graffiti. Evaluó positivamente el proceso, la participación de jóvenes de la zona sur de Resistencia, como así también del centro, de Barranqueras y Fontana, que se sumaron aprovechando la modalidad virtual. Y recalcó especialmente la incorporación de chicas, porque generalmente son una minoría en las disciplinas de hip hop.

Además, relató que “para la organización, fue una etapa de aprendizaje, de errores y aciertos y de decisiones que fuimos tomando a pesar de todo lo que estaba pasando. No teníamos solo las ganas de hacerlo sino también el apoyo, el empuje y el financiamiento de CREAS y de MP La Dignidad que nos dio el aval. Eso fue muy motivador para seguir con los objetivos de la Casa que son, justamente, hacer comunidad, provocar el encuentro, incluir y contener”.

“EL HIP HOP RENACE EN MOMENTOS DE CRISIS”

Cristian Ice junto a Laura Concina, Rapsys, Santiago Machaca y Luka Cabrera encabezan la gestión de la Casa Chaco Stylo. El colectivo artístico y cultural que los acompaña es mucho más grande y cuenta con personas que se dedican desde hace 20 años a alguno de los cuatro elementos del hip hop: el breaking, el rap, el grafiti y el DJing.

Indicaron que sostener las actividades de la Casa en la pandemia fue muy difícil, desde el punto de vista económico y humano, porque era imposible hacer reuniones. Decidieron pagar los servicios incluso con dinero propio…

“Fue difícil, pero creo que siempre el hip hop renace en momentos de crisis. Así nació, en contextos de crisis económica, social, siempre buscando maneras alternativas. Dentro de lo que podíamos hacer comunidad, lo hicimos. A través de las redes sociales, de juntarnos algunos referentes y activar en su sector, de fortalecer las alianzas. Creo que también fue una prueba de solidez para el 2021 o para futuros proyectos”, reflexionó Obez.

Y, finalmente, hizo una proyección contra los malos pronósticos y la desesperanza: “Para el futuro planeamos expandirnos, llegar un poco más a los barrios y aledaños de la Casa, tener más participación. También sumar gente, no solamente para que asistan a los talleres, sino que quieran dar una mano, quieran desarrollarse. Y lo último es buscar otras formas de financiación para poder seguir con nuestros proyectos y fortalecer las alianzas, trabajar en conjunto con otros organismos o personas que estén haciendo cosas parecidas a las nuestras”.

Se puede encontrar el espacio en el Instagram @casachacostylo y escuchar la canción colectiva Cuarencypher en Youtube.

Etiquetas

Cooperativa La Prensa

Cooperativa de Trabajo y Consumo Ltda La Prensa

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar