Derechos HumanosDestacadas

Caso Greco: sin culpables para el crimen del artesano

Así lo dispuso Cámara Tercera en lo Criminal de Resistencia, al absolver por unanimidad a los imputados por privación ilegítima de la libertad y vejaciones. Hoy, estará disponible la parte de los fundamentos del fallo. La Secretaría de DD. HH. de la provincia anunció que apelará la sentencia.

Este martes tuvo lugar el dictado de la sentencia en la causa conocida como Greco II, en la que figuraban como imputados de privación ilegítima de la libertad y vejaciones en concurso real” los expolicías Adolfo Eduardo Valdez, Ramón Antonio Brunet; Francisco Walter González y Jorge Antonio González.

Todos ellos resultaron absueltos por unanimidad según lo dispuso la Cámara Tercera en lo Criminal de Resistencia. En horas del mediodía de ayer la presidenta del tribunal María Virginia Ise señaló que el hecho en sus distintos tramos no pudo ser corroborado con la prueba producida ya que ésta fue incompleta e insuficiente para darlo por acreditado.

El tribunal colegiado estuvo integrado además por María Susana Gutiérrez y Dolly Roxana de los Ángeles Fernández. Además, intervinieron el fiscal provisorio en lo Penal Especial de Derechos Humanos, Enrique Luciano Santos y los querellantes Sergio Paulo Pereyra y María Silvana Pérez, secretaria de Derechos Humanos y Género de Chaco.

El artesano Juan Ángel Greco, de 24 años, fue detenido el 25 de junio de 1990 por un supuesto estado de ebriedad, y fue trasladado a una comisaría de Vilelas. Allí, se produjo un incendio en su celda que le provocó quemaduras graves y fue hospitalizado hasta su muerte a raíz de las heridas, el 4 de julio de 1990. Según la denuncia de los familiares ante la CIDH, el incendio se produjo en circunstancias no aclaradas y apuntaron a la Policía como responsables. Los familiares denunciaron demoras en el traslado al hospital, y que el cuerpo fue enterrado sin una autopsia adecuada.

La sentencia se inscribe en la trama de impunidad que afectó al caso desde sus inicios. Luego de los reclamos ante la CIDH por parte de familiares del joven, se realizó un juicio que culminó en 2012 con un fallo de primera instancia en el que se consideró que no hubo abandono de persona seguido de muerte. Los dos condenados, Adolfo Eduardo Valdez y Julio Ramón Obregón, lo fueron por incumplimiento de deberes de funcionario público; sufrieron penas de 1 año y 10 meses de prisión en suspenso.  En esa oportunidad se hizo lugar a un juicio por la detención ilegal y las vejaciones que sufrió Greco durante traslado y detención. Esa investigación judicial es la que terminó ayer con este fallo absolutorio.

SE APELARÁ

El Poder Ejecutivo provincial recurrirá el fallo judicial. Así lo aseguró la subsecretaria de Derechos Humanos, Nayla Bosch al analizar los alcances de la sentencia de la Cámara Tercera en lo Criminal de Resistencia. “Tras años de estancamiento en el Caso Greco, el Estado ha logrado avanzar, trabajando mancomunadamente, en el cumplimiento de las cláusulas de la solución amistosa”, agregó Bosch.

Más allá de ratificar que desde el Ejecutivo provincial se recurrirá el fallo, la funcionaria provincial anticipó que se continuarán promoviendo las mesas de diálogo entre las partes: “Este 2020, pandemia mediante, hemos avanzando más de lo que se ha avanzado en muchísimo tiempo. El compromiso con la verdad, el diálogo entre las partes y el cumplimiento de las responsabilidades internacionales nos guían”, concluyó.

La defensa técnica de Francisco Walter González estuvo a cargo de la defensora oficial Nº 7, Estefanía Argarate. En tanto que Ramón Antonio Brunet fue defendido por el defensor oficial Nº 4, Juan Pablo Cerbera; Jorge Antonio González tuvo como defensores a Sebastián Quintana y Leandro Fioravanti; y Adolfo Eduardo Valdez a Alejandro Manuel Varela.

EL CASO

Greco fue detenido el 25 de junio de 1990 en Barranqueras, luego de un altercado con un agente policial. Fue detenido y trasladado a Vilelas, de donde salió con gran porcentaje de su cuerpo quemado por un incendio en su celda y agonizó varios días, esposado, en el hospital Perrando. Murió el 4 de julio de un paro cardiorrespiratorio. La versión de la Policía estableció que se cumplió la normativa vigente y Grecco fue auxiliado. Desde el entorno del artesano se denunció lo opuesto, incluso nunca quedó claro cómo y quién originó el fuego. A octubre de 2020, la Justicia sigue sin poder brindar una versión fidedigna de los hechos y lo que impera es la sensación de impunidad.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar