Derechos Humanos

Pajor: “Espero una coyuntura en la que la resistencia no sea solo sobrevivir”

Hoy se recuerda en el país el Día del Activismo por la Diversidad Sexual, en memoria de Carlos Jáuregui, histórico fundador de la CHA (Comunidad Homosexual de la Argentina). Este medio, dialogó con Dario Pajor, docente y militante de la disidencia sexual local, para traer la importancia de la historia en esta fecha.

El 20 de agosto es parte de la agenda política en Argentina, gracias al nombre de Carlos Jáuregui. “El puto inolvidable”, tal el nombre que recuerda su vida en el documental dirigido por Lucas Santa Ana y guionado por su compañero de militancia Gustavo Pecoraro, fue el primer homosexual en el país que entendió la importancia política de la visibilidad y la necesidad urgente de la organización dentro de la comunidad LGBT.

“En una sociedad que nos educa para la vergüenza, el orgullo es una respuesta política”, resuena aún una de sus frases más recordadas. Con el entramado disidente haciendo historia y recuperándola de los armarios partidarios y sociales, elDIARIO de la Región habló con Dario Pajor, sociólogo, docente y militante por la diversidad sexual en Resistencia.

Pajor señala que de Jáuregui oyó hablar incluso antes de saber mucho de él. “Lo conocí leyendo y aprendiendo sobre historia de nuestra comunidad. Totalmente en soledad”, recuerda. Un denominador común en personas de la comunidad LGBTIQ+ de cierta generación adulta joven: una visibilidad en constante construcción, una “salida del closet” tardía, una formación solitaria y un primer acercamiento tímido a la política.

“Me parece importante estudiar y conocer nuestra historia de forma colectiva. Somos una de las pocas comunidades vulnerabilizadas que casi no se interesan por su pasado”, enfatiza. “Hace poco me enteré, por ejemplo, que solamente hay tres testimonios de los llamados ‘triángulos rosas’ en el holocausto nazi. Es terrible que hayan quedado solo tres testimonios y no teníamos ni idea. Gente de nuestra comunidad viene sobreviviendo genocidios vaya a saber desde cuándo y no lo conocemos”, ejemplifica.

Para Pajor, rescatar historias como las de Jáuregui es una responsabilidad colectiva. “¿Qué pasa con la historia de la disidencia en el NEA, por ejemplo? Personalmente no tengo idea. Conozco mucho más sobre la historia del feminismo heterosexual, las resistencias afro o indígenas en la región, pero no tengo idea específicamente de la resistencia de la disidencia sexual y de género. Entonces, conocer la historia de resistencias organizadas como las de Jáuregui es central pero también ‘federalizar’ nuestras historias y compartirlas”.

 

ACTUALIDAD

 

Consultado por el momento actual del activismo de la diversidad sexual, el sociólogo considero que: “últimamente nos encontramos más en plan de defender los derechos ya ganados por las luchas que comenzaron en los 70’s en nuestro país”. “Nos olvidamos a veces que, a esos derechos como la ley de identidad de género, el matrimonio igualitario o hasta la despenalización de la homosexualidad se los ganaron mediante el activismo organizado y pensamos que son inborrables. Pero lamentablemente la historia muestra otra cosa”. Y advierte: “En cualquier momento se pueden desempolvar los argumentos viejísimos contra nuestra comunidad”.

Por eso considera que la comunidad en Argentina, y por qué no a nivel regional, se continúa con una postura defensiva. “Ahora intentando lograr la verdadera implementación de la ESI (Educación Sexual Integral) o reclamando el acceso a medicación para el VIH. Las cosas cambiaron un montón desde la época de Jáuregui y logramos muchísimas cosas, pero nuestra comunidad o cayó en la comodidad apolítica y normalización heterosexual o tenemos un activismo de defensa de los derechos ya ganados”.

Por último, Pajor subraya que en este nuevo panorama de transición de gobierno en el país espera que el año próximo inicie de una forma más más «amable para empezar a proponer: una nueva ley de VIH, la legalización del aborto, una verdadera inclusión laboral trans”.

“Quiero creer, por ejemplo, que si va a existir un Ministerio de igualdad de Género contemple también los reclamos de la disidencia. También que de a poco vamos a ir rompiendo esta hegemonía actual que funciona en nuestra Latinoamérica actual de avanzada antiderechos. Tenemos que generar alianzas con los feminismos, pero también con otros grupos históricamente vulnerabilizados ¿Qué pasa también con la disidencia sexual y de género dentro de otros grupos vulnerabilizados? Hay varios frentes de lucha así que espero que entremos en una coyuntura nacional en la que la resistencia no sea solo sobrevivir y podamos reactivar la resistencia”.

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar