Derechos Humanos

Denuncia por abuso sexual en la infancia a César Falcón

César Falcón, ex intendente de Colonia Benítez, figura como imputado por “abuso sexual simple agravado por la situación de convivencia preexistente”, tal y como lo denunció una joven que se contactó con este matutino. La semana que viene, el juez Víctor del Río deberá pronunciarse respecto de un planteo de la defensa de Falcón, que solicitó la “inconsistencia de la acción penal”.

Ellas ya no se callan más. Es lo que surge de las historias de mujeres que luego de padecer la vulneración de sus derechos, deciden contar su historia, en reclamo de justicia y también para fortalecer a otras con padecimientos similares. En esa trama se inscribe la denuncia de una joven que se acercó a la redacción de elDIARIO de la Región para manifestar que fue víctima de abusos sexuales en su infancia, por parte de quien fuera su padrastro; César Falcón, ex intendente por el PJ en Colonia Benítez.

La joven decidió hablar públicamente, pero por el momento prefiere no dar a conocer su identidad, para preservar su intimidad. “Fui víctima de abusos desde los ocho hasta los once años por parte de César Falcón. Los hechos ocurrieron cuando vivíamos en Colonia Benítez. Intento pedir justicia que se resuelva esta situación y se visibilice este caso para que no haya más niños, niñas y adolescentes ultrajados sexualmente por este individuo”, comentó a este matutino, y relató manoseos y ataques en horas de la siesta, cuando su madre, en ese entonces pareja de Falcón, debía dejar el hogar por razones laborales o para llevar a sus hermanas más pequeñas a tratamientos de rehabilitación (dos mellizas, una con hipoacusia y otra con un retraso mental) según precisó. Asimismo, señaló que el ambiente familiar estaba signado por maltratos físicos y psicológicos hacia ella misma, sus tres hermanas y su madre.

La denunciante contó a elDIARIO que su hermana que también es hijastra de Falcón también fue abusada,  y que ambas tienen la firme sospecha de sus dos hermanas más pequeñas (hijas de Falcón) pudieron haber pasado por hechos similares.

En 2006, la joven dejó el hogar familiar porque se mudó a Resistencia para continuar sus estudios. Durante una visita, luego de que su hermana le contara que ella también sufrió abusos, enfrentó a su padrastro: “Le dije lo que me había hecho y que desmienta en mi cara lo sucedido y no pudo responder nada”, sostuvo. “Durante mucho tiempo estuve callada porque me sentía amenazada, con miedo y quizás también con cierta culpa e incertidumbre por lo que podría pasar si contaba lo que estaba pasando, siendo tan pequeña y no sabía cómo afrontar estas situaciones”, precisó.

LA CAUSA

Cabe aclarar que todo esto tiene un – dilatado- correlato judicial. Según el expediente, al que tuvo acceso este matutino, luego de haber sido radicada la denuncia en la Fiscalía 3 de Charata en 2006, el proceso cumplió diversas instancias, pasando por exámenes del equipo interdisciplinario (del Juzgado del Menor y la Familia N° 4), y hasta una  medida cautelar de restricción de acercamiento y la interrupción de las visitas. En el informe elaborado por las psicólogas del Juzgado 4, luego de entrevistar a las dos hermanas se indicó: “De lo evaluado, se observa que ambas jóvenes presentan indicadores emocionales característicos de situaciones traumáticas de índole sexual que han producido a lo largo del tiempo efectos de vulnerabilidad psíquica en las mismas”.

En octubre de 2006, el proceso pasó a la Fiscalía N° 10 de Resistencia, caratulado como abuso sexual simple agravado por la situación de convivencia preexistente, (artículo 119 del Código Penal). En 2012, con la madre de la denunciante constituida como querellante, la causa pasó a la sala la Cámara del Crimen N° 2 de Resistencia.

En la actualidad, a más de 13 años de presentada la acusación, se aguarda la resolución del juez Víctor del Río, quien la semana que viene deberá resolver un planteo de la defensa que solicitó una declaración de inconsistencia de la acción penal -y el consiguiente sobreseimiento de Falcón- con el fundamento de que ante el transcurso del tiempo 2006 -2019 la causa perdió vigencia e interés. La otra posibilidad es que Del Río resuelva denegar el pedido, ante lo cual el paso siguiente sería la convocatoria a juicio oral.

elDIARIO consultó al respecto al abogado de la querella, quien alegó: “Nada de esto es una fabulación, se trata de un proceso activo desde 2006, en este tiempo hubo un primer inconveniente que fue la diversidad de jurisdicciones, primero Pinedo, luego Charata, y así, pero lo determinante fueron los planteos dilatorios de la propia defensa en orden de estirar la causa en el tiempo”.

REPARACIÓN

Y JUSTICIA

Varias agrupaciones políticas, sociales y colectivos feministas expresaron su acompañamiento este pedido de justicia. En un comunicado acercado a este medio, y firmado por Al Fin Justicia, con las adhesiones de La Escalabrini Ortiz, Revuelta Feminista, Avance Popular, Ni una Menos Resistencia, se destaca: “El delito de abuso sexual cometido contra niñas, niños y adolescentes por adultos es considerado por los especialistas como ‘equiparable a la tortura’ y que posee características particulares como el secreto, la violencia, la asimetría y la ausencia de testigos que imposibilitan poner en palabras lo padecido; se trata de infancias que dependen de un mundo de adultos”.

Por ello explican que la denuncia nunca es inmediata y que se hace efectiva luego de sortear una serie de obstáculos personales, sociales y políticos, razón por la que el papel del Poder Judicial es fundamental. “Es por todo esto que exigimos el derecho a la verdad, a un abordaje interdisciplinario y con perspectiva de género por parte de los operadores judiciales, a un fallo reparador que no haga realidad la amenaza que ‘nadie te va a creer’”.

 

 

 

Cooperativa La Prensa

Cooperativa de Trabajo y Consumo Ltda La Prensa

Publicaciones relacionadas

Cerrar