Derechos HumanosDestacadas

Desalojo: Una mujer y sus cinco hijos quedaron en la calle

Se trata de Lorena Giménez, quien hoy se encuentra apostada en la vereda de su vivienda junto a sus hijos. Ella está atravesando un embarazo y “fue desalojada por la Policía de manera violenta”.

El miércoles por la mañana, la familia Giménez fue echada de la vivienda que habitó toda su vida por orden de la Fiscalía N° 14. Lorena creció allí junto a sus abuelos y crió a sus ocho hijos. Hoy, atraviesa un calvario que vulnera su avanzado embarazo y el derecho de sus hijos menores.

El inmueble está ubicado en Urquiza 1840 y fue vendido por un tío de Lorena, sin ninguna documentación. La nueva dueña consiguió el certificado de Registro Urbano de Beneficiarios del Hábitat (RUBH), lo que la llevó a tramitarla orden de desalojo para la familia.

En diálogo con elDIARIO de la Región, la subsecretaria del área de la Mujer y Familia Municipio de Resistencia, Susana Ramírez, comentó sobre la difícil situación y los desmanejos que hay en el caso. “El miércoles a la mañana, la desalojaron de manera violenta, sin tener en cuenta su embarazo. Los vecinos se quisieron oponer y fueron maltratados por la Policía, que intervino pero como estaba la orden de desalojo, tuvieron que cumplirla”, denunció.

Según el abogado, tampoco se cumplió con el procedimiento de desalojo “porque en el expediente no hay un informe socio ambiental donde estén las declaraciones de los vecinos que la conocen y la reconocen como la legitima poseedora de la casa”.

Hasta ahora, la Justicia no determinó quién es el propietario legal de la vivienda ya que Lorena cuenta con un título de compra y venta. “Como no hay un propietario real porque ambas partes tienen títulos precarios, se llegó a un preacuerdo, de que se le iba a devolver la casa por 60 días hasta definir quién es la titular del inmueble”, indicó. Pero esto no ocurrió porque la otra parte involucrada no aceptó el trato, por lo tanto, la familia Giménez continúa en la calle.

Todos los muebles se encuentran fuera de la vivienda, Lorena se rehúsa a dejar su hogar y duerme en la vereda con sus hijos de 16, 12, 10, 6 y de 4 años. Dentro de la casa, hay dos cuidadores que prohíben el ingreso de cualquier persona. “Ayer, le acercamos mercadería y le ofrecí ir a un hogar y ver si podíamos ubicar los muebles en otro lugar. Ella se quedará ahí hasta que le restituyan su casa”, afirmó Ramírez.

Además, recibe ayuda de las doctoras del centro de salud Villa Urquiza, que vienen a controlar periódicamente su presión. Desde el Movimiento Evita, cortaron la calle periódicamente para que le den una solución. “Está pasando un mal momento, tiene el apoyo de todos los vecinos porque todos la conocen, pero no le dan la posibilidad de volver a su casa”, expresaron.

 

 

 

 

 

Cooperativa La Prensa

Cooperativa de Trabajo y Consumo Ltda La Prensa

Publicaciones relacionadas

Cerrar