Derechos HumanosDestacadas

El 12 de octubre al debate

En el marco de conmemorarse este 12 de octubre el Día del Respeto a la Diversidad Cultural, el martes a las 18 se realizará el Conversatorio Virtual “Memorias y acciones de Justicia contra el Genocidio Indígena, Napalpí (1924) Rincón Bomba (1947)". Con la participación de Ramona Jiménez, dirigente de comunidad pilagá, del fiscal federal Diego Vigay, el abogado Luis Zapiola, el historiador Juan Chico y la investigadora Mariana Giordano.

En el marco de conmemorarse este 12 de Octubre el Día del Respeto a la Diversidad Cultural, fecha en la que se busca promover una reflexión permanente acerca de la historia del Genocidio a los pueblos Indígenas, este martes se realizara a las 18, el Conversatorio virtual “ Memorias y acciones de Justicia contra el Genocidio Indígena , Napalpí (1924) Rincón Bomba (1947); organizado por la  Asociación de Docentes Universitarios de la Universidad del Litoral, Asociación Civil de Abogados Tramas Derecho en Movimiento y el Foro contra la Impunidad y por la Justicia que agrupa a Organismos de derechos humanos y gremios de Santa Fe.

La actividad se realizará por plataforma «jitsi meet» y emitida por el canal de YouTube del gremio de docentes universitarios ADUL» y la Inscripción se realiza mediante un correo electrónico a: adul@adul.org.ar, nombrando en el mensaje con el asunto: «Mesa sobre acciones contra el genocidio indígena». Por esa vía se remitirá el vínculo a la sala virtual.

Participan Ramona Jiménez, dirigente de comunidad pilagá y querellante en la causa “Rincón Bomba”, Luis Zapiola, abogado en derechos humanos e indígenas, querellante en causas por crímenes de lesa humanidad, militante de la Liga por los Derechos humanos y del Colectivo Mario Bosch, Mariana Giordano, Docente e investigadora sobre memorias e identidades (Universidad Nacional del Nordeste, Conicet), Juan Chico, Docente, Historiador e Investigador Qom  sobre la masacre de Napalpí, el pueblo qom y el arte indígena Y Diego Vigay, abogado con especialización en interculturalidad y pueblos indígenas. Fiscal Federal “ad hoc” en causas por crímenes de lesa humanidad en la jurisdicción federal de Chaco.

NAPALPÍ

El 19 de julio de 1924 tuvo lugar en la colonia aborigen NapalpÍ la matanza de más de 400 integrantes pueblos originarios que reclamaban por mejores condiciones de trabajo. Fueron ametrallados y pasados a cuchillo por fuerzas de seguridad y sectores civiles que respaldaban a los grandes latifundistas que explotaban la mano de obra barata de las comunidades en las plantaciones de algodón. Los sobrevivientes de esta Masacre fueron perseguidos durante mucho tiempo, hasta su virtual desaparición y el crimen permaneció ignorado por mucho tiempo. El interventor federal Fernando Centeno fue principal responsable a nivel político estatal de la Masacre.

Los pobladores de NapalpÍ reunidos en torno al Cacique Pedro Maidana solicitaban mejores condiciones de trabajo, pago en pesos y no en vales y que se interrumpa la usurpación ilegal de sus tierras y la devastación forestal propiciadas por las autoridades civiles y militares. Al movimiento pacífico se sumaron hacheros criollos de origen correntino y cosecheros santiagueños.

De acuerdo con los relevamientos de diferentes historiadores recabados por la Fiscalía Federal en la causa iniciada en 2014 que investigó los hechos a modo de reparación histórica, durante 45 minutos la policía descargó más de 5.000 balas de fusil sobre la población. En 2019 el Equipo Argentino de Antropología Forense, convocado por la justicia, encontró restos humanos en Napalpí. A principios de este año la Cámara Federal de Apelaciones de Resistencia hizo a una acción resarcitoria condenando al Estado nacional a pagar la suma de $375.930.000 por el crimen.

 

RINCÓN BOMBA

Masacre de Rincón Bomba” es el nombre de la matanza que sufrió el pueblo pilagá en 1947, en Formosa. Sus víctimas fueron cientos de hombres, mujeres y niños de todas las edades. En el paraje La Bomba (en las afueras de Las Lomitas) la Gendarmería Nacional, bajo el falso argumento de “malón”, llegó hasta el lugar el 10 de octubre y fusiló con rifles y ametralladoras. La represión duró más de 20 días. Los gendarmes persiguieron a los indígenas hasta monte adentro, los fusilaban y violaban a las mujeres. Hubo cientos de detenidos, que fueron trasladados como esclavos. En 2019, la Justicia sentenció que se trató de un “delito de lesa humanidad” y ordenó medidas de reparación.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar