Derechos Humanos

Femicidios balance de emergencia y desamparo

Las últimas estadísticas en la materia del observatorio “Ahora que si nos ven” indican que durante 2019 se registró un asesinato cada 27 horas, pero en diciembre esa cifra pasó a uno cada 22, llegando a 327 casos. Según Mumala, Chaco aparece como la provincia con la tasa más alta a nivel nacional.

 

 

«En lo que va de este mes, relevamos un femicidio por día, diciembre es un mes en el que se hacen balances y muchas veces se proyectan metas y cambios para estar mejor, muchas mujeres se replantean las relaciones en las que se encuentran e intentan ponerle fin al maltrato. Esta decisión muchas veces no es tolerada por los hombres con quienes se encuentran y la reacción es asesinarlas”, palabras de la coordinadora del observatorio de violencia machista “Ahora que, si nos ven”, Raquel Vivanco, a la prensa, respecto de las últimas cifras en Argentina.

La última noticia relacionada con esta cuestión es la denuncia contra Facundo Sampayo, hijo del secretario general del sindicato de Municipales, Jacinto Sampayo, por un ataque a una joven (ver aparte), pero lo cierto es que los pedidos por parte de las víctimas para ante casos de amenazas y agresiones y aún los asesinatos ocurren con una periodicidad apabullante, en la cual los nombres y los casos se superponen en las noticias al punto que podría pensarse que una suerte de naturalización de la situación.

Las últimas estadísticas indican que durante 2019 se registró un asesinato cada 27 horas, pero en diciembre esa cifra pasó a uno cada 22; 30 mujeres asesinadas en los primeros 28 días de diciembre. Cabe recordar que, a fines de noviembre, el observatorio había publicado un informe que decía que había habido 297 femicidios en los primeros once meses de 2019: el 63% cometidos por parejas o ex, 267 niños y niñas que se quedaron sin sus madres. A días de 2020, la suma asciende a 327.

Al respecto, Vivanco destacó: “El mensaje es claro, frente al rechazo los violentos deciden quitarles la vida. Ante esta situación alarmante es importante que desde el Estado se lleven a cabo políticas públicas para prevenir las violencias y que luego de las denuncias las mujeres no queden desamparadas. En este sentido, confiamos en esta nueva etapa que se inicia con la creación del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad».

Por ello cobra relevancia lo comentado por la flamante ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación Elizabeth Gómez Alcorta: “Tenemos que pensar un nuevo plan para la erradicación de las violencias contra las mujeres, porque el que se hizo en 2016 vence ahora. A ese plan queremos hacerlo de modo participativo: tiene que ser federal y allí será clave el Consejo Federal, que ya existía en el marco del Instituto Nacional de las Mujeres. Vamos a reimpulsarlo en diálogo con los y las gobernadoras”.

CIFRAS DE UNA EMERGENCIA

Asimismo, según información de la organización Mujeres de la Matria Latinoamericana (Mumala) en lo que se refiere al vínculo de la víctima con el agresor, los datos arrojan que el 40% murió por violencia de su pareja, el 28% por una expareja, el 16% de las víctimas conocía a sus agresores, el 10% murió por acción de algún familiar. En el 4% de los casos la víctima era un desconocido, y del 2% restante no se tienen datos. En cuanto al vínculo de la víctima con el agresor, los datos arrojan que el 40% murió por violencia de su pareja, el 28% por una ex pareja, el 16% de las víctimas conocía a sus agresores, el 10% murió por acción de algún familiar. En el 4% de los casos la víctima era un desconocido, y del 2% restante no se tienen datos.

Sobre los agresores, además, analizaron que el 7% pertenecía a alguna fuerza de seguridad, de estos el 60% es policía y el 25% militar retirado/pasivo, el 7,5% policía retirado y el 7,5% era militar activo. En cuanto a las denuncias previas de las víctimas, el 18% de las mujeres que fueron asesinadas había denunciado a su agresor previamente, el 9% tenía restricción de contacto o perimetral, y un 2% tenía un botón antipánico. Mumalá publicó también el relevamiento sobre los lugares físicos en que fueron atacadas las víctimas: el 37% de los casos ocurrió en el hogar de la mujer, mientras que el 25% murió en una vivienda que compartía con el femicida, el 10% en la vía pública y un 8% de los ataques ocurrieron en la vivienda del agresor.

EL CHACO

Ante este panorama de desborde violento hacia la mujer, el Chaco aparece como la provincia con la tasa más alta de femicidios, según los registros de MUMALA; un promedio de 2,6% cada 100.000 víctimas al igual que Chubut, le siguen Catamarca con 2.4 %, Tierra del Fuego 2.4% y Formosa con 2%. En ese sentido, desde la organización remarcaron que el 18% de mujeres víctimas denunció a su agresor, lo cual evidencia la falla en la prevención de este tipo de delitos, y la necesidad de articular políticas públicas efectivas.

“Ante esta situación alarmante es importante que desde el Estado se lleven a cabo políticas públicas para prevenir las violencias y que luego de las denuncias las mujeres no queden desamparadas”, afirmó la referente en cuestiones de género Raquel Vivanco.

 

Cooperativa La Prensa

Cooperativa de Trabajo y Consumo Ltda La Prensa

Publicaciones relacionadas

Cerrar