La Sociedad

Florencia Romano, primera árbitra de Argentina

Florencia cumplirá el 26 de octubre 50 años de 1970. La tucumana fue abanderada y precursora del arbitraje femenino.

Su nombre comenzó a sonar en los años 1996 y 1997 cuando realizó a modo de protesta una huelga de hambre reclamando ser incorporada a la nómina de árbitros del fútbol practicado por hombres de la Asociación del Fútbol Argentino y por elevar una denuncia de discriminación de género laboral hasta el Congreso de la Nación Argentina y la Secretaría de Derechos Humanos del Ministerio del Interior.​

¿UNA VIDA COMÚN?

Florencia estudió en su ciudad natal, San Miguel de Tucumán, graduándose de maestra mayor de obras. En la adolescencia hizo un curso de árbitro profesional en el Colegio de Árbitros. Se recibió de  árbitra en 1992, dirigiendo partidos de las divisiones inferiores, y participó además como jugadora de la Liga Tucumana de Fútbol y de la Liga de Fútbol Regional del Sud.

Luego, vivió en Buenos Aires y con el apoyo del secretario general del Sindicato de Árbitros Deportivos de la República Argentina (Sadra), Florencia se inscribió en los cursos de esa entidad. En 1996, egresó con el segundo promedio de su promoción.​

En octubre de 2001 fue declarada por la FIFA árbitra internacional de fútbol femenino.​ Meses después, en 2002 se dedicó al boxeo amateur en la categoría peso gallo, debutando en el ring el 23 de febrero de ese año ante Mary Potenza.

POLÉMICA CON LA AFA

El 27 de agosto de 1996, Florencia Romano envió una carta documento a la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), solicitando su incorporación a la nómina de árbitros profesionales. Al no recibir una respuesta, decidió protagonizar una huelga de hambre argumentando discriminación laboral, frente a la sede principal de la AFA en Buenos Aires, como último intento de ser aceptada como árbitra del fútbol practicado por hombres.​ El presidente, Julio Grondona, salió a responder que “No es sensato que una mujer dirija un partido de fútbol”.

Con gran tesón la árbitra llevó su caso hasta el Congreso de la Nación y la Secretaría de Derechos Humanos.  Finalmente, el 4 de abril de 1998, ​ pudo dirigir por primera vez un partido oficial de una división superior del fútbol argentino masculino, entre los clubes Victoriano Arenas y Muñiz, de la Primera D.

Posteriormente, el 18 de marzo de 2000, integró el equipo de referís junto a otras dos mujeres, Alejandra Cercato y Elvia Maldonado, en el partido de la Primera B entre Atlanta y Argentino de Quilmes.​ Como árbitra internacional de la FIFA, Romano fue convocada para los campeonatos sudamericanos femeninos de 2003 y 2006 y para la Copa Mundial Femenina de Fútbol de 2003.

 

 

 

Cooperativa La Prensa

Cooperativa de Trabajo y Consumo Ltda La Prensa

Publicaciones relacionadas

Cerrar