DestacadasLa PolíticaLa Provincia

Jorge Capitanich: “Pretendemos con el diálogo construir consensos; a todos les pido una tregua y paz social”

Políticas públicas que en lo inmediato garanticen la seguridad alimentaria, convenciones colectivas de trabajo, sistema de transparencia, control y descentralización en el Estado, reforma constitucional, paridad son algunos de los términos que utiliza Jorge Capitanich al hablar de su próxima gestión como jefe del Ejecutivo chaqueño. “Tenemos múltiples problemas, pero vamos a poner la máxima voluntad y creatividad para resolverlos”, afirmó.

Desde la oficina donde concede la entrevista exclusiva a elDIARIO de la Región, se visualiza una panorámica del microcentro de Resistencia, se observa quién ingresa y sale, buena parte de la Casa de Gobierno y todas las torres que se ubican en el núcleo céntrico de la ciudad capital, que dejará de gobernar hoy, para asumir mañana nuevamente como jefe del Ejecutivo chaqueño.

Jorge Capitanich no está distendido, sí lúcido, y mantiene constantes conversaciones telefónicas hasta el último segundo cuando, entre risas, se despide del último interlocutor y desliza un: «Bueno, estoy con ustedes».

De camino a esa oficina, varios asesores se acercan, le informan, él dispone y luego ingresa. En ese espacio contiguo no hay muchos muebles, pero sí una larga mesa y alrededor unas 15 a 20 personas, asesores, funcionarios y funcionarias que asumirán el 9 de diciembre, algunos partes de la primera línea de gabinete también moviéndose de un lado a otro entre carpetas y teléfonos que suenan. Todo y todos a su alrededor están en movimiento.

Capitanich habla de ellos, de un estricto control para seleccionarlos, de las acciones inmediatas para garantizar la seguridad alimentaria, de la proyección para multiplicar el trabajo y de su relación con Alberto y Cristina, que ve como “una ventaja enorme para la gestión”. Reconoce los múltiples problemas y afirma: “Vamos a poner la máxima voluntad y creatividad para resolverlos”.

-Juventud y preponderancia de mujeres es lo que se destaca del equipo de trabajo que seleccionó para que lo acompañen en los próximos cuatro años.

-Cuando asumí como gobernador el 10 de diciembre de 2007, había ganado las elecciones con 42 años y asumí con 43. Felipe Gallardo lo había hecho con 37 años y (Felipe) Bittel con 41. Es una muy buena edad para el ejercicio de la responsabilidad de Gobierno. Ahora, me agarra con más años (risas), pero me pareció importante hacer una combinación para tener un promedio de edad. La idea era tener un promedio de edad sub 40 y efectivamente me da 39. Entonces, combinar juventud y mujer es un factor que incide en la percepción del comportamiento, de la evolución de la sociedad chaqueña con predominancia de la mujer en un rol muy activo y dinámico, con un movimiento feminista que logra un nivel de consciencia de carácter social muy fuerte. Y, a su vez, porque me comprometí en la campaña electoral a reivindicar una política de género. En ese sentido, igualdad de género en término de oportunidades y de reivindicaciones que objetivamente se analizan en lo social y se respaldan con movilizaciones de carácter popular. Entonces, me comprometí con paridad de género y tenemos preponderancia. Eso es bueno y fue bien recogido en el contexto nacional inclusive.

 

-También hay profesionalismo en estos perfiles seleccionados para cada cargo.

-Sí, es un nivel de perfil seleccionado. Inclusive, a diferencia de otras designaciones, elaboramos un protocolo que va desde estudios toxicológicos hasta de contravenciones, delitos y declaración jurada patrimonial. Ahora, vamos a tener un protocolo de prevención contra abuso, acoso, violencia de cualquier tipo, conjuntamente con un protocolo anticorrupción, con el objeto de que el desempeño de cada funcionario que firme un acta de compromiso, lo suscriba y lo ejecute. En concreto, cuando exista alguien que infrinja o vulnere ese protocolo, automáticamente va a quedar afuera.

 

-Además de esta cuestión del Gabinete, se habló de un gobierno de todos, de poner expectativas en la participación y el control. ¿Cuál es la expectativa en ese sentido?

-Nosotros pretendemos una concertación política, económica y social. Por eso, tuvimos una ronda de reuniones con partidos políticos, diputados, intendentes, con el Consejo Económico Social, con distintas instituciones representativas de distintos intereses. Pero la verdad es que tenemos tres ejes de gestión: reforma constitucional, agenda digital y descentralización. Y en los tres se destaca claramente la participación social, vecinal y ciudadana. Porque la agenda digital implica también un sistema de transparencia en la información y en el control. Y también nos parece muy importante que la descentralización tenga cercanía. La reforma constitucional exige un nuevo paradigma desde el punto de vista de la calidad democrática e institucional con un nuevo sistema de selección por concurso y antecedente, tanto de los gobiernos con rango constitucional como también el poner fin a reelecciones indefinidas en todos los Poderes del Estado. Por supuesto que esto tiene resistencia, pero es imprescindible que el debate público sea capaz de expresar genuinamente lo que la ciudadanía reclama.

 

-En cuánto a esta reforma constitucional, ¿cómo se plantea la agenda?

-Nosotros vamos a propiciar cerca de 50 iniciativas legislativas que enviaremos en diciembre si es posible. Vamos a trabajarlas en una agenda en común con los legisladores y pretendemos cuestiones prioritarias: 2020 como año del Congreso Pedagógico; la ley de Emergencia Financiera, Económica, Social, Productiva, etcétera.

 

-El Presupuesto, ¿luego de la sanción de la Nación? 

-Sí, esa es la idea porque tenemos que compatibilizar si existe una reformulación de las pautas macrofiscales.

 

– ¿La ley para regular la Pauta Oficial?

-Sí, vamos a propiciar la regulación de la Pauta Oficial, hay muchísimas iniciativas. Sólo en materia educativa tenemos la ley de Educación Superior, de Educación Rural y de Financiamiento Educativo compatible con el artículo 83 de la Constitución Provincial. La ley de Contabilidad Patrimonial del sector público.

 

-El presupuesto para educación ¿se va a empezar a cumplir como lo plantea la Constitución y la ley?

-Sí, lo cumplimos en principio de 2015, después no fue cumplido en su integridad, pero vamos a hacer el máximo esfuerzo para hacerlo y como corresponde: por Constitución y por la ley de Financiamiento Educativo.

 

-Durante la campaña también se habló de una agenda «anticrisis» para cooperativas y empresas recuperadas. ¿De qué manera está planteado esto?

-Nosotros tenemos una innovación en toda la República Argentina que es la ley de Economía Popular con la jerarquización a partir de una Secretaría. Vamos a innovar en este tema porque la ley de Economía Popular implica el fortalecimiento y desarrollo de las fábricas y emprendimientos recuperados; también el desarrollo de actividades de pescadores, ladrilleros, vendedores en espacios públicos. Vamos a potenciar una estrategia para que aquellos trabajadores que necesitan el fortalecimiento y el rol del Estado para dinamizar su actividad tengan un apoyo definido. Y, en ese sentido, comparte plenamente Daniel Arroyo, como ministro de Desarrollo Social, esa perspectiva. Entonces, vamos a trabajar mucho para potenciar el emprendimiento.

Tenemos 50.000 personas que necesitan todos los días, cuando se levantan, la oportunidad de desarrollar una actividad para llevar el plato de comida a su familia. Sabemos que tenemos que dinamizar. Tengo en cartera 300 millones de dólares en 20 proyectos de inversión para 2.500 empleos de base industrial; la meta de potenciar y reactivar la industria de la construcción que tiene un efecto multiplicador, con 15.000 empleos. Lo tercero importante es el avance con la industria del Call Center, con 2.100 puestos de trabajo en los próximos 12 meses, pero pretendemos 4.000 en cuatro años. Pasar de 6.000 a 10.000 nos posiciona estratégicamente en el concierto nacional. Y también pretendemos dinamizar el empleo a través de la economía del conocimiento, hablamos de 20.000. Son muchos puestos que se van generando y que se van a ir formalizando. No es fácil, hay que hacer un trabajo, pero estamos focalizados para trabajar ese rubro. Y completan comercios, empleos industriales y todo eso forma la matriz de 50.000 que creemos que pueden ocurrir. No es fácil ni sencillo.

 

– ¿Cómo se va a trabajar en un régimen para el transporte público?

-Yo propuse una iniciativa a nivel municipio de Resistencia, pero no se logró la aprobación por parte del Concejo. Entonces quiero hacer una cosa muy práctica. Si los municipios del área metropolitana quieren establecer un sistema de administración del subsidio en forma automática, tendremos que convenirlo, no me opongo pero que se hagan cargo del tema. Ellos pueden plantear o un acuerdo en común o un esquema de diferenciación cualitativa de recorrido con un sistema de boleto transferible. No tengo problemas en la descentralización. Pero si hay centralización, poner las pautas: delimitación de los recorridos, sistemas de transferencias, uso de la SUBE, renovación de unidades, implantación de plantas de biodiesel para bajar el costo de subsidio desde el punto de vista de combustibles, inversión en garitas inteligentes, en fin. Y lograr que se ejecute a la vez de cambiar la modalidad del formato del subsidio. Porque la verdad es que los empresarios siempre terminan echándole la culpa de todo al Estado y ellos son titulares de una concesión. Si no van a ser capaces de ejercer una concesión, tienen que renunciar o el Estado quitárselo.

 

-En lo social y en lo inmediato, ¿cómo se plantea la reconstrucción y la ayuda en la coyuntura, luego de cuatro años de ajuste sistemático sobre el tejido social, para paliar el hambre?

-La política de seguridad alimentaria tiene múltiples componentes. Queremos trabajar en la implementación de la tarjeta alimentaria a partir del 1 de febrero, con financiamiento nacional; una tarjeta de $4.600 de percepción de ingresos, contabilizando el reintegro del 15% de impuestos nacionales que van a la tarjeta, que incluye 14 alimentos y no puede utilizarse para otros fines.

 

– ¿La relación con los sindicatos?

-Nosotros venimos de un movimiento político cuya columna vertebral es el movimiento obrero, por eso hemos hecho siempre de la concertación un modelo. Pretendemos que el diálogo nos permita ir construyendo consensos. No me pidan milagros el 11 de diciembre. Yo a todos les pido tregua y paz social, que me garanticen un tiempo sin cortes ni de servicios ni de calles. Vamos a tener diálogo abierto y convenciones colectivas de trabajo. La idea es mejorar las condiciones de trabajo y tener una política de ingresos, más que salarial. La verdad es que yo no quiero ser rehén de la especulación financiera de cooperativas o compañías financieras usureras en donde existen connivencias de oscuros intereses. Estos son factores donde la pobre gente paga tasas exorbitantes y termina pagando el Estado. Yo, rehén y esclavo de eso no, no tengo ningún interés. Quiero la defensa de los ingresos disponibles del trabajador, desde lo tarifario hasta sus ingresos y la refinanciación de sus obligaciones financieras. Muchos de los trabajadores hoy no cobran un centavo porque están endeudados con tasas usurarias.

 

– ¿Cómo se articulará la cuestión de la matriz productiva de Chaco con la cuestión del uso intensivo de agroquímicos, con el cuidado del ambiente? 

-Así como surgió la cuestión del pacú arrocero, que hoy es lo más rentable a nivel mundial, sustentable ambientalmente, también nosotros tenemos que plantear un modelo de regulación adecuada del uso de agroquímicos y la protección de zonas periurbanas. El debate sobre la ley de Biocidas tiene que ser parte de nuestra agenda ambiental que incluye el análisis dela ley N° 7034 y sus modificaciones para la gestión integral de residuos sólidos urbanos. La renovación de la ley de ordenamiento territorial para presupuestos de protección del bosque nativo, la aplicación de la ley N° 26331 y la división de zonas. Vamos a trabajar mucho en forestación a través de un fideicomiso forestal y sobre todo vamos a exigir una política ambiental nacional para mayores recursos para la protección de nuestros bosques. Vamos a hacer un trabajo fuerte en lo ambiental, pero también un plan director de regulación del sistema hídrico.

-Nosotros tenemos claro lo que hay que hacer, pero no tenemos todos los recursos para hacerlo. Es necesario $2.500 millones de dólares de inversión para todo lo que hay que hacer en Chaco en materia de infraestructura y desarrollo para el incentivo productivo. Es una enormidad, pero en ocho años anteriores logramos casi una inversión de $5.000 millones de dólares.

Cuando asumí el 10 de diciembre de 2017 el gas era una utopía, hoy lo tenemos; la inversión energética también y hoy la tenemos, falta, pero menos. Pensar en el segundo acueducto del interior y toda la red de acueductos era una utopía, hoy gran parte tenemos, falta menos; pensar en la planta de tratamiento de líquidos cloacales era una utopía y hoy la tenemos; pensar en una red de fibra óptica era imposible y hoy la tenemos. Así con los 450 kilómetros de rutas, repavimentación, viviendas. Avanzamos mucho. Nosotros vamos a hacer el gran esfuerzo de promover distintos instrumentos, mecanismos financieros, operatorias, pero yo tengo que lograr primero resolver los problemas de diciembre, aguinaldo, canasta navideña, salarios, seguridad alimentaria. Pero después, violencia de género, abuso sexual, acoso laboral, educación sexual integral, personas en lugares de encierro, en situación de calle, problemas de empleo precario. Tenemos múltiples problemas, pero nos vamos a concentrar en lo que dijimos que íbamos a hacer. Por eso, tenemos un plan de gobierno sistemático diseñado y un perfil de funcionarios que conocen mi ritmo y mi dinámica de trabajo. Así que yo estoy absolutamente convencido de que con la relación de afecto y de compromiso que tengo con Alberto y con Cristina, y con sus funcionarios que son amigos personales, eso es una ventaja enorme para la gestión. Es importante porque nosotros necesitamos mucho apoyo nacional para obras de infraestructura hasta políticas públicas que nos permitan resolver problemas. Vamos a poner la máxima voluntad y creatividad para resolverlos”.

Publicaciones relacionadas

Cerrar