Derechos HumanosDestacadas

Juicio Maira Benítez: la querella pidió perpetua para Silva y la fiscalía 21 años

Si bien la querella se mostró conforme por la pena pedida por la fiscalía para el acusado de asesinar a Maira, cuestionó la absolución de Catalino Silva como partícipe secundario del crimen y lamentó la “falta de perspectiva de género”. “Estamos frente a un delito de estado”, aseguró el abogado Pablo Vianello ante el tribunal.

Se concretó este martes, en la Cámara del Crimen de Villa Ángela, la etapa de alegatos en el juicio por la desaparición de Maira Benítez y se fijó la lectura de la sentencia para el 2 de mayo.

Tal como lo había adelantado durante el transcurso del juicio, la querella solicitó que se condene al principal imputado Rodrigo Silva a la pena de prisión perpetua, acusado del delito de “femicidio”.

Por su parte, la fiscal Silvana Rinaldis pidió que se condene al Silva a 21 años de prisión por el delito de “homicidio simple”. Y solicitó la absolución del resto de los acusados: el padre de Silva, Catalino Silva (acusado de ser partícipe secundario del crimen) y Luis Coria, Gabriel Cáceres y Magdalena Ledesma (acusados de encubrimiento).

“Estoy conforme. La fiscalía pidió 21 años de prisión, que no es menor para una persona que asesinó”, sostuvo Pablo Vianello, abogado de la mamá de Maira, Antonia Morán, en declaraciones a elDIARIO de la Región tras la lectura de los alegatos.

Aunque, se mostró sorprendió por la absolución del padre de Rodrigo Silva y criticó “la falta de perspectiva de género”. “No se tendría que mirar hacia el costado y se debería analizar la cuestión de género”, señaló.

Para Vianello, “estamos frente a un delito de estado” por eso consideró “importante tener en cuenta y manejar la perspectiva de género. Recordó el planteo de la querella de un contexto de violencia de género: “Está claro con los informes psicológicos y psiquiátricos, grafológicos de Rodrigo Silva, que hablan de una personalidad de Silva manipuladora, egocéntrica, desinteresada por lo que piensan los demás, con tendencia hacia el dominio del hombre sobre la mujer; y con las testimoniales de Antonia Morán, de Pablo Bazán (amigo de Maira), de Walter Benítez, Jaquelin (otra chica que iba en el auto de Silva) hasta con las testimoniales del propio Silva”.

“Está claro que un vínculo afectivo existió y que se ejercía la violencia más aún con las amenazas que recibía Maira de Rodrigo. Y sobre todo por el desprecio que evidenció respecto del género y una clara intención de materializar a las mujeres”, sostuvo el letrado.

Vianello también solicitó que se condene a Catalino Silva por ser “partícipe secundario del femicidio” y a Luis Coria, Gabriel Cáceres y Magdalena Ledesma como “encubridores”.

Por su parte, el abogado Alfredo Masi, defensor particular de Rodrigo y de Catalino Silva, solicitó la absolución de sus defendidos, al igual que la abogada María Cecilia Carauni, defensora oficial de Coria y de Ledesma, y los abogados Heriberto Bordón y Daniel Garber, defensores de Cáceres.

El Tribunal, integrado por los jueces Ricardo González Mehal, Hilda Beatriz Moreschi y Daniel Javier Ruiz, llamó a un cuarto intermedio hasta el 2 de mayo, cuando dará a conocer la sentencia.

EL CASO

La última vez que se la vio fue el 17 de diciembre de 2016 por la madrugada, junto a Rodrigo Silva y Gabriel Cáceres, quienes llevaron a la joven hasta un campo donde trabajaba Silva, propiedad del juez Eduardo Costa, y nunca más se supo de ella. En un primer momento, se siguió la pista de un supuesto caso de secuestro para la trata de personas, pasando por idas y vueltas respecto de qué fuero debía tomar la investigación y de un pedido de apartamiento del fiscal Sergio Ríos, muy criticado por el entorno familiar de la víctima por su modo de encarar la investigación.

Finalmente, en agosto de 2018, a pedido de la querella que representa el abogado Vianello, la fiscal en la causa Gisela Oñuk, despejada la posibilidad de competencia federal, retomó el expediente y resolvió cambiar la carátula de “privación ilegítima de la libertad” a “homicidio simple”. Figuran como imputados y con prisión preventiva Rodrigo Silva; su padre, Catalino Silva, y Gabriel Cáceres, imputados por “homicidio simple en grado de coautores” y también – procesados pero en libertad- Sergio Coria, Ramón Cáceres y Belén Ledesma, por encubrimiento. Para tomar esta determinación, la fiscal realizó un análisis integral de los expedientes, que cuenta con más de 40 cuerpos que registra la investigación.

Cooperativa La Prensa

Cooperativa de Trabajo y Consumo Ltda La Prensa

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar