DestacadasInformación General

La experiencia agroecológica de la “Tierra sin mal”

Se trata de una granja agroecológica de Tirol a cargo de la ingeniera agrónoma Valeria Varela y su compañero, Jorge Frías. Actualmente, en ese territorio trabajan siete personas. elDIARIO de la Región entrevistó su creadores para recuperar el recorrido de un proyecto autogestivo y sustentable.

Hace seis años, Valeria Varela y Jorge Frías crearon una huerta urbana de 10 x 10 para abastecer a su familia de cuatro integrantes. Cuando notaron el excedente de producción, comenzaron a ampliar sus cultivos. “De esa huerta, pasamos a trabajar en un espacio de aproximadamente media hectárea”, recordó la ingeniera. Así, se creó la Tierra sin Mal, donde la mayoría del trabajo es manual. Aunque a veces, el Consorcio Rural de Tirol asiste a esta huerta enviando tractores que facilitan el trabajo.
Consultada por la situación de las ventas de alimentos orgánicos, Varela detalló que la gente está tomando conciencia sobre “cuánto afecta a nuestro organismo los alimentos con agrotóxicos” y agregó: “Cada vez, se valoran más los productos del trabajo autogestivo”.
“Actualmente, la oferta es escasa. Nos quedamos cortos con la cantidad de pedidos que hay”, admitió Varela. “Por eso, queremos seguir ampliando nuestra siembra, para también tener continuidad de productos”, añadió.
“Han aumentado los espacios culinarios de economía social, porque la gente se da cuenta que la industria alimentaria no produce alimentos, sino productos que enferman”, acusó Varela y reconoció que esta industria se aprovecha del ritmo de vida de la personas, que no poseen tiempo para cocinar algo elaborado. Por eso, destacó la importancia de comer fresco, saludable y sin venenos.

NO HAY PLAGAS
La ingeniera destacó que en su granja trabajan respetando un esquema de equilibrio entre flora y fauna. Señaló los corredores biológicos, unos espacios de tupida vegetación natural que mantienen a la fauna benéfica y los insectos autorregulados. “Las especies se controlan entre ellas. Nosotros no tenemos un ataque invasivo de insectos porque, al haber una diversidad de plantas, también existe una diversidad de fauna que se mantiene en constante equilibrio. No intervenimos en el ecosistema”, fundamentó.
No obstante, a veces hay plantas que son bastante atacadas. Entonces, se utilizan preparados naturales. Uno de ellos es a base de ceniza y jabón blanco. Estos son productos biodegradables e inocuos que no tienen un efecto nocivo en la salud de los humanos, ya que no se impregnan en los frutos.
“También, preparamos biofertilizantes. De esta manera, se brinda nutrientes al suelo, para que las plantas crezcan saludables”, precisó la encargada de la granja Tierra sin Mal.

VOLUNTARIOS
Varela señaló un programa de voluntariado del que son parte. En la granja, han recibido a viajeros de Israel, Francia, Estados Unidos, Perú, Inglaterra, Buenos Aires, Neuquén, Corrientes y el mismo Chaco. Se trata de personas que ofrecen su trabajo a cambio de alojamiento, por indeterminado tiempo, en el establecimiento. “El trato es bastante versátil. Hay personas que han trabajado en la tierra, otros son constructores, cocineros y así”, describió.
Para más información del programa, acceder a la página Voluntariado Argentina y buscar el perfil de la Tierra sin Mal.

UNA HUERTA EN CASA
“Para una huerta urbana no es necesario un espacio de tierra”, develó la ingeniera y sostuvo que se puede sembrar en macetas, tanto en suelo como colgantes.
“Mi papá vive una vivienda en Charata. Ha cosechado una gran cantidad de cultivos desde un caño de PVC que cortó a la mitad (corte longitudinal). Ya no compra, tiene satisfecho su consumo”, narró Varela.
“Es cuestión de investigar y ser creativo. Una vez que cosechamos, es aconsejable consumir y producir sobre los frutos excedentes. Por ejemplo, se pueden hacer mermeladas, dulces. Debemos aprovechar al máximo todo lo que la tierra nos da”, concluyó.

FERIAS, UN ESPACIO
EMERGENTE
elDIARIO de la Región consultó a la emprendedora sobre la situación de ventas de los productos de autogestión y cómo se encuentra la economía popular chaqueña.
En primera medida, describió cómo las ferias se han convertido en el principal escenario de venta de emprendimientos que no tienen lugar en las grandes cadenas comerciales.
A principios de 2018, comenzó una feria que a lo largo del año obtuvo un gran reconocimiento por parte de los resistencianos. Su nombre es Feria Cultiva. Estos encuentros tuvieron lugar en el Centro Cultural Alternativo, allí se expusieron todo tipo de creaciones autogestionadas: alimentos, cosmética y decoración.
El 12 de diciembre, la Feria Cultiva tuvo su última edición titulada Todos a la Calle. Como el Cecual cerró sus puertas por vacaciones, se suspendieron todas sus actividades. “Como comerciantes, nos quedamos sin el espacio de comercialización donde exhibimos nuestros productos todo el año. Entonces vimos la necesidad de organizarnos y ver qué hacer durante el crítico enero, un mes de ventas bajas”, explicó Varela.
Entonces, los emprendedores se organizaron y, con el apoyo del Movimiento Popular La Dignidad, crearon un nuevo escenario de comercialización: la Feria Alternativa. Esta feria tuvo lugar desde enero en la Casa Cooperativa Ramona, ubicada en 25 de mayo al 410.
Allí, participaron emprendimientos como Almona, creadores de cosmética natural (jabones, cremas, maquillaje); Aldy, quienes cocinan pastelería artesanal sin TACC; la granja agroecológica Tierra sin Mal; Dos Corazones, que elaboran frutos secos; la granja La Añorada; y “Detrás de la muralla, la playa”, realizadores de panificados artesanales.
Estos emprendedores tuvieron el respaldo de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, conformada por el Movimiento Popular La Dignidad, el Movimiento Evita y el MTD.
Además del evento de La Casona, los trabajadores de la economía popular se encuentran los domingos por la tarde en la plaza 9 de Julio de la capital chaqueña.
Falta poco para que la Feria Cultiva abra sus puertas los sábados. Entonces, los emprendedores están considerando que la Feria Alternativa sea entre semana, para no superponer ambos eventos.

Cooperativa La Prensa

Cooperativa de Trabajo y Consumo Ltda La Prensa

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar