Deportes

La odisea de la voleibolista Lucía Fresco para regresar al país desde Corea del Sur

La entrerriana, una de las figuras del seleccionado argentino de vóley, llegó hoy al país después de un viaje de película desde Corea del Sur, donde estaba jugando para el club Pink Spiders.

 

Salió hace tres días desde Seúl, hizo una escala en Etiopía y llegó a San Pablo, Brasil, donde se quedó varada porque no le querían dar vuelo de ningún tipo. Luego se subió a un colectivo con un contingente de argentinos durante 15 horas para llegar a Foz de Iguazú e intentar entrar por la frontera.

«Llegué con un grupo de argentinos muy solidarios, por suerte la mayoría no venía de las zonas de más riesgo como Estados Unidos, España ni Italia, a Foz de Iguazú a ver si lográbamos pasar. No nos querían dejar entrar. Un hombre se desmayó, otra mujer hiperventilaba… Fue muy estresante. Finalmente, nos autorizaron y nos trajo un avión militar, el Hércules, a Buenos Aires», relató Fresco.

La jugadora de las Panteras, de 1.95 mts., finalmente llegó a un departamento vacío para hacer la cuarentena. «Llegué justo antes de que cerraran el espacio aéreo de Brasil. No puedo creer todo lo que viví. Parecía una situación de guerra. Mi familia no duerme hace tres días. Recién cuando entré al departamento pude llorar», contó la oriunda de Chajarí.

La odisea de la voleibolista Lucía Fresco para regresar al país desde Corea del Sur
Fresco aseguró que Corea, donde vivió la última temporada, es el país que mejor manejó el tema de la pandemia por el coronavirus. «Allá se implementó un sistema de testeos masivo, que identificaba hasta a los asintomáticos, que entonces podían ser aislados para evitar los contagios. No se dio la necesidad de declarar la cuarentena obligatoria. Se quedaron en 9.000 contagiados», explicó Fresco.

«En Corea es todo muy tecnológico. Implementó un sistema de testeos masivo, que identifica hasta a los asintomáticos, quienes entonces podían ser aislados para evitar los contagios. El sistema de salud funciona excelentemente bien. Yo estuve en Japón cuatro veces; pero, en tecnología, Corea le pasa el trapo. Tiene la menor tasa de mortalidad en todo el mundo», destacó la opuesta de 28 años.

Entre las Panteras que juegan el exterior aparte de Gresco están la santafesina Elina Rodríguez (Mondovi de Italia) y Sol Piccolo (Levallois de Francia), quienes también pudieron regresar a la Argentina antes del cierre total de fronteras.

Julieta Lazcano, la capitana de la Selección, que juega en Radomka Radom, quedó varada en Polonia, lo mismo que Antonela Fortuna (Mougins de Francia) y Tatiana Vera (Haro Rioja de España).

Cooperativa La Prensa

Cooperativa de Trabajo y Consumo Ltda La Prensa

Publicaciones relacionadas

Cerrar