La Provincia

La Policía analiza imponer exámenes antidrogas a sus efectivos

Corría diciembre de 2013 y el entonces gobernador a cargo, Juan Carlos Bacileff Ivanoff, capea el alzamiento policial con las consecuencias conocidas entre las que sobresalen al menos dos muertes en el procedimientos para evitar saqueos, y cargado de bronca con quienes resguardan el orden público decía que el 60 de los alumnos que ingresaba a la fuerza tenía antecedentes delictivos. En las últimas horas adquirió notoriedad el caso del agente Cristian Redruello, que en Sáenz Peña acribilló a balazos a un vecino con el jugaba al truco y luego se entregó en un comisaría Termal.

Pero, por sobre encima del homicidio, volvieron a resonar las palabras de quien secundara a Capitanich en su gestión, porque a pesar del siempre celoso cerco que protege la información puertas adentro de la Policía, se conoció que Redruello estuvo sospechado de robo apenas ingresado a la fuerza y además se sumaron versiones respecto de que el examen toxicológico practicado una vez que se entregó, habría dado positivo respecto al consumo de drogas.

Respecto de esta situación, en diálogo con radio Facundo Quiroga, el jefe de Policía, Ariel Acuña, sostuvo que se analiza en el seno de las fuerzas presentar un proyecto al Ministerio de Seguridad que indique la obligatoriedad de controles periódicos antidrogas a los efectivos.

“No existe una reglamentación que obligue a someterse a estos exámenes, pero estamos analizando con Medicina Legal presentar un proyecto al Gobierno para efectuar controles rápidos y efectivos para determinar si los efectivos consumieron sustancias”, expresó.

 SINUOSO HISTORIAL

Para la familia policial, el caso de Redruello fue más una consecuencia de una serie de actos fuera de ley que una sorpresa y está claro que no se espera que la institución brinde información que la desprestigie por la inconducta de unos sus miembros.

Lo cierto es que el mundo de las fuerzas ubican al acusado de homicidio como sospechado de ser encubridor de quienes perpetraban  robos de motos y luego pedían rescate.

Que estando en servicio en la comisaría Segunda de Fontana no asistió a su trabajo por al menos 10 días sin que tuviera justificación alguna (hecho reconocido por Acuña) y que en ese lapso existen sospechas que efectuó un robo a mano armada en Sáenz Peña, ciudad de la que es oriundo. 

Cooperativa La Prensa

Cooperativa de Trabajo y Consumo Ltda La Prensa

Publicaciones relacionadas

Cerrar