Destacadas

La ultraderecha tildó de traidor a Bolsonaro

El presidente de Brasil pidió calma a sus seguidores de ultraderecha, quienes lo acusaron de traidor luego de que desdijo sus amenazas hacia la democracia y afirmó que nunca quiso agredir a las instituciones.

Ayer el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, pidió calma a sus seguidores de ultraderecha, quienes lo acusaron de traidor luego de que desdijo sus amenazas hacia la democracia y afirmó que nunca quiso agredir a las instituciones.

«Hay que tener calma. No se puede ir al todo o nada», declaró Bolsonaro, luego de las críticas de sus seguidores más radicales, a su cambio de tono en relación a su encendido discurso del pasado martes, cuando ante una multitud instó a desobedecer las sentencias de la Corte Suprema y lanzó duras críticas al parlamento.

El jueves, Bolsonaro publicó un comunicado en el que, entre otras cosas, manifestó que “no tenía la intención de atacar a ninguno de los poderes”, luego de los masivos actos realizados el martes en los que la consigna principal fue el rechazo al Supremo Tribunal Federal (STF), la máxima instancia judicial del país.

“Nunca tuve la intención de atacar a ninguno de los poderes. La armonía entre ellos no es mi voluntad, sino una determinación constitucional que todos, sin excepción, deben respetar”, afirmó el mandatario en el texto. “Reitero mi respeto por las instituciones de la República, los motores que ayudan a gobernar el país”, agregó en su declaración.

“Quiero declarar que mis palabras, a veces contundentes, tienen que ver con el calor del momento, y los embates siempre apuntaron al bien común”, afirmó en su carta. El tono conciliador de Bolsonaro seguramente tenga que ver con el rechazo cada vez más grande que tiene dentro del ámbito político, lo cual generó que se haya reflotado en los últimos días el tema de la realización de un juicio político contra el mandatario en el Congreso.

También incidió en el presunto cambio de la postura del presidente, la presión del empresariado, temeroso de que la inestabilidad política, sumado a la crisis económica, siga empantanando al país.

Según recordó Folha de São Paulo, Bolsonaro pasó los últimos dos meses atacando en forma reiterada al STF e incluso llegó a insultar a algunos de sus ministros como estrategia para convocar a sus partidarios a los actos del martes, donde repitió los ataques e hizo una serie de amenazas al tribunal y a sus integrantes.

 

Cooperativa La Prensa

Cooperativa de Trabajo y Consumo Ltda La Prensa

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar