Derechos Humanos

Marcha disidente e independiente: «El Estado es responsable por el atropello a nuestros derechos»

Ayer por la mañana, organizaciones feministas y sociales como las MCC, el Movimiento Teresa Rodríguez (MTR), la FOB Chaco y Las Mariposas se movilizaron en el marco de la marcha nacional por Ni Una Menos.

Desde el mástil de plaza 25 de Mayo, la columna disidente e independiente exigió al Estado nacional y provincial “la implementación del protocolo ILE y ESI, presupuesto real para todos los programas de prevención y contención a las mujeres violentadas, basta de criminalizar a les luchadores que las reclaman, basta de ajustes y precarización laboral”.

“Hacemos responsable al Estado de la carencias de todas las mujeres y el atropello que hay en cuanto a nuestros derechos. Que se hagan cargo del abandono que hay en esta materia”, expresó a elDIARIO de la Región Sandra del MTR.

Luego de realizar el acto central en Casa de Gobierno, se congregaron frente a la Catedral y demandaron no sólo la legalización del aborto, políticas activas para la protección de las mujeres y el desprocesamiento de la activista feminista Débora Páez, quien junto a dos personas más, lucharon “en contra de obligar a parir a niñas violadas, que los líderes religiosos, del amor y la fe, junto a Peppo y Capitanich retiren la denuncia”.

“Denunciamos que hay un manejo de las iglesias con el gobierno de Peppo para judicializar a las compañeras y aleccionar para que no salgamos a reclamar los pedidos y derechos que tienen las mujeres”, remarcó.

En ese sentido, enfatizó que continuarán acompañando a los judicializados: “Hasta lo último y no vamos a permitir que judicialicen a más compañeras y que las metan presas, porque entendemos que es un ataque a nuestra lucha”.

“No somos sumisas, no conciliamos, todo lo ganamos con lucha, en medio de la disputa electoral levantamos las voces de las que ya no están y defendemos a nuestres niñes. Aborto legal ya, niñas, no madres y separación de la Iglesia del Estado”, manifestaron desde las MCC.

En ese sentido, Sandra manifestó que existe una gran contradicción en el Gobierno provincial que hoy plantea una ley de emergencia por violencia de género pero que se sienta a hacer acuerdos con la Iglesia, principal entidad opresora de las mujeres.

“Entendemos la ley como una necesidad para paliar el flageo de la violencia, pero por otro lado nos ponen causas que nos impiden salir a luchar por nuestros derechos, es la doble cara de la moneda”.

 

 

Cooperativa La Prensa

Cooperativa de Trabajo y Consumo Ltda La Prensa

Publicaciones relacionadas

Cerrar