Derechos Humanos

Marcha por Angelina: “No hay que esperar a que las maten, denuncien a los violentos”

Colectivos de mujeres, movimientos sociales, sindicales y políticos confluyeron en la plaza 25 de Mayo para marchar y pedir justicia por el femicidio de Angelina Cáceres. La niña tenía 13 años y su cuerpo fue encontrado en un descampado el viernes por la mañana.

Pasadas las 19, luego de confluir en la plaza 25 de Mayo, diversos sectores se movilizaron ayer para pedir justicia por la niña Angelina Cáceres, cuyo único imputado por el femicidio es Jorge Peralta, de 21 años, detenido desde la semana pasada.

«Tenemos que caminar tranquilas y sin miedo. Sigamos luchando y permanezcamos más unidas que nunca», vociferó con un megáfono una de las oradoras del acto que se organizó en la intersección de Marcelo T. de Alvear y Mitre, a un lado de la Casa de Gobierno.

Le siguió una madre, preocupada porque «hay muchas chicas que están en peligro, con novios, con tíos que son violentos. Y les pegan. No hay que esperar a que las maten, denuncien a los violentos, no estén solas», arengó la mujer frente a cientos de jóvenes que acompañaron la movilización.

Otra de las mujeres lamentó volver a la calle “porque cada vez nos matan más niñas”. Así como lo hizo cada una de las oradoras, cuestionó el rol del Estado y la Justicia, “tan burocrática y sin prepuesto para dar respuesta. Acá hay un verdadero responsable: el Estado nacional y provincial y la Justicia”. “Pero nosotras unidas podemos dar vuelta la situación. No esperemos a que aparezca muerta una compañera», agregó.

 

DECONSTRUIR

En el marco de la movilización por el femicidio, cuya confirmación golpeó el viernes a Resistencia, la secretaria de Género de la Central de Trabajadores de Argentina (CTA) de los Trabajadores, Tere Cubells, también referente del mismo espacio en el Frente Grande y Unidad Ciudadana, afirmó: «Lo menos que podemos hacer es estar presentes en una manifestación de esta índole. Nos están matando casi cada 24 horas. Este caso es uno más, pero hubo muchísimos. Todavía no terminó enero y ya tenemos 19 muertas. Se ve la profundidad del problema que, sin dudas, es cultural, pero no nos podemos quedar con eso», aseguró.

Interpeló a las instituciones como las fuerzas de seguridad, la Justicia, la educación y la salud. «Es ahí donde tenemos que poner la mirada. Los cambios son culturales, pero los necesitamos cuanto antes, porque en el camino se están muriendo mujeres», manifestó.

Desde el mismo espacio, María Angélica Kees, visiblemente consternada, expresó: «No es fácil objetivar la muerte de una niña de 13 años. No solo las mujeres, las personas tenemos que sentarnos a hablar de esto. No puede ser que desaparezca una persona y no la podamos encontrar. Que no estemos poniendo en juego todos los resortes que tenemos como instituciones o como personas. Lo cultural es determinante», apuntó.

«Hay que deconstruir una cultura que manda a determinados integrantes de la sociedad esta cuestión de creerse dueños del cuerpo de otra persona», exhortó.

«En la ciudad podemos reaccionar y gritar, pero en los pueblos más lejanos, en las comunidades rurales, la ausencia del Estado es terrible. Nos falta mucho, tenemos que fortalecer las instituciones que el Ejecutivo tiene para defender a las mujeres, el Poder Judicial y hasta el último integrante de las fuerzas de seguridad, muy especialmente de la Policía, necesitan ser entrenados en esta cuestión. No es posible que las personas vayan a denunciar, y si son atendidas, sean ninguneadas o maltratadas.

Aclaró que «no es verdad que hay que esperara 48 horas para hacer la denuncia. Te la tienen que tomar en el momento en el que te presentás, porque es tu decisión como persona».

 

CAMBIAR LOS PROTOCOLOS

Por su parte, la referente de las Mujeres Clasistas y Combativas (MCC), Charo Alcire, también se expresó «horrorizada por lo que pasa en nuestro país. En menos de un mes, 20 mujeres con la que mataron esta madrugada en el interior. La Justicia patriarcal, el Gobierno con su policía que no actúa como debe. Mujeres que incluso van con sus padres a hacer las denuncias y desaparecen o no les quieren tomar la denuncia». Planteó la necesidad de “un cambio de leyes profundo en Argentina, se tiene que cambiar los protocolos. Tiene que ser de urgencia, de emergencia”. Y sentenció: “La Justicia, a las mujeres, así como esta, lo único que nos tiene garantizado es la muerte».

 

EMERGENCIA

Por último, Natalia Romero, referente de Mumala en Chaco, recordó que en 2018 se registraron 258 femicidios. Contabilizó 15 nuevos casos y cuatro en proceso de investigación. No obstante, señaló que más allá del número, «lo que hace la diferencia es la ausencia del Estado». Recordó que hubo un recorte del 18% en el Presupuesto nacional destinado al Instituto Nacional de la Mujer.

«Venimos impulsando a nivel nacional y provincial la declaración de la emergencia por violencia de género», ratificó la referente e interpeló a un «Estado y a una Justicia cómplices de lo que pasó con Angelina y lo que viene pasando con un montón de mujeres que mueren y desparecen diariamente».

Cooperativa La Prensa

Cooperativa de Trabajo y Consumo Ltda La Prensa

Publicaciones relacionadas

Cerrar