DestacadasEl Interior

Murió Milcíades Mansilla, dirigente histórico de la lucha indígena

Referente de la Comisión Zonal de Tierras de Pampa del Indio de Chaco, dedicó su vida a la pelea por los territorios. Fue de gran importancia política ya que su sabiduría ancestral modificó el pensamiento de muchos.

El viernes 16, murió Milcíades Mansilla, un dirigente qom de Pampa del Indio que le puso el cuerpo a la lucha colectiva y que modificó para siempre la forma de pensar las demandas indígenas.

Fue uno de los referentes más importantes de la Comisión Zonal de Tierras de Pampa del Indio, Chaco, una organización de lucha que cambió el modo de entender la vida para la comunidad.

A través de su trabajo, se logró entender el verdadero significado de la pelea por los territorios. Gracias a él, que habló de la historia y de la cosmovisión que implica esa tierra. Fue quién dio lugar para escuchar y entender ese vínculo ancestral que va mucho más allá de alguna parcela delimitada.

Milcíades estuvo en aquel acampe histórico de 2006, en la ciudad de Resistencia para exigir derechos. Muchas personas saben de primera mano cuánto le costó físicamente poner el cuerpo a esa lucha. Ya no fue el mismo, la carne y los huesos se fueron minando.

“Su muerte es un golpe para nuestra generación. ¿Qué hacer sin nuestrxs maestrxs?”, nos dice conmovida la periodista Diana Della Bruna. Ella junto a Milcíades y otros ocho hermanos indígenas, entre ellos el dirigente Martíres López, que fueron llevados a juicio oral por resistirse en 2010 al violento desalojo de la Familia Berdún en Pampa Chica, aunque estaba en vigencia la ley N° 26.160 que prohibía (y prohíbe) los desalojos de las comunidades indígenas de sus territorios ancestrales.

En el texto, en el que se lo recuerda, firmado por Luciana Mignoli y Marcelo Musante, se resalta que “Milcíades tenía muy clara toda la estigmatización que pesaba sobre él y las comunidades. Lo supuestamente salvaje, lo irracional. Y elegía vivir con la latencia de la represión sobre sus hombros”.

“Una vez, estábamos hablando sobre genocidio indígena en el Complejo Intercultural Bilingüe Lqataxac Nam Qompí. Nos habían pedido trabajar sobre las diferentes campañas militares al Desierto Verde y los distintos momentos represivos del Estado sobre las comunidades indígenas de Chaco. Entonces hicimos un taller que titularon “Historia del Despojo”. Ya hacía unos diez años que íbamos para Pampa del Indio, primero en pareja y después en familia. Un joven qom con quien no nos conocíamos salió a cruzarnos fuerte: que no podíamos estar dando ese taller, que quiénes nos creíamos. Una posición más que justificada tras años de sometimiento de un tipo de conocimiento sobre otro. Y ahí nomás salió Milcíades a defender a este par de roqshé (no indígenas) porque creía en el aporte mutuo y compañero. Se paró y a viva voz dio un discurso magistral de política, de cómo entrelazar estrategias que respeten los saberes sin colonizar”, expresa el texto en su memoria.

“Él hablaba de aquellas conquistas y de inmediato las relacionaba con los desalojos actuales, la falta de acceso a vivienda, salud, educación. Ese genocidio no reconocido que continúa vigente, que se actualiza, y donde las víctimas siguen siendo las mismas. Milcíades Mansilla es uno de esos tipos que no de haber sido indígena hubiera sido un cuadro político imprescindible para el país. Pero es, fue y será qom. Se lo perdió este país que sigue sin reconocer al indígena, que sigue estigmatizando, violentando y asesinando”, detalló el documento.

 

 

 

 

 

 

Cooperativa La Prensa

Cooperativa de Trabajo y Consumo Ltda La Prensa

Publicaciones relacionadas

Cerrar