La Economía Social

Neoliberalismo actual y punitivo: la gestión de la crisis y la alta demanda de mano dura

El sociólogo y politólogo Pablo Villarreal brindó una charla organizada por Credicoop, sobre Neoliberalismo actual, economía e ideología, en la que identificó las tres olas neoliberales, la actual asociada al punitivismo. En diálogo con este matutino, también analizó el escenario electoral y recalcó que la salida de la crisis económica es necesariamente política e implica un acuerdo amplio, un gran pacto social con reglas básicas de convivencia donde el Estado recupere su rol.

En la sede de la Fundación Mempo Giardinelli, se desarrolló la charla «Neoliberalismo actual, economía e ideología» a cargo del sociólogo y politólogo Pablo Villarreal, organizada por el área de educación cooperativa de la zona VII del Banco Credicoop.

Previo a la charla, en declaraciones para elDIARIO de la Región, explicó que el trabajo que realizan en el Observatorio Crítico de la Opinión tiene que ver con «pensar que los procesos económicos tienen que tener justificaciones que le den sentido y relatos sobre lo que sucede que le den legitimidad. Ahí taja lo ideológico, a pensar cuáles son las justificaciones para sostener un proceso, por ejemplo, como el modelo del macrismo que fue profundamente regresivo, de vaciamiento del Estado, que amplió la fuga de capitales, instaló una bicicleta financiera que antes no había e incluso logró destruir gran parte del aparato productivo nacional». Indicó que para que eso suceda «tienen que haber razones de los ciudadanos para soportarlo y legitimarlo y ahí viene la cuestión ideológica y pensar el neoliberalismo actual en esas dos puntas: lo económico como modelo y política económica y lo ideológico como forma cultural y un proyecto de sociedad que va más allá de lo meramente económico».

Contó que, bajo esos parámetros, lo que intentas es estudiar cómo se relacionan estas ideas que representan posiciones neoliberales que suelen estar muy aparejadas y cómo las posiciones políticas se vinculan con ellos como las antirredistribución del Estado, como la idea de que el Estado no tendría que entregar planes sociales porque fomenta la vagancia, todas partículas de discurso que hablan de una ideología neoliberal».

Entonces, observa, cómo fue posible que la ciudadanía acepte un ajuste como el que tuvimos, lo que viene a ser explicado por el componente ideológico. «Es cierto que hay un momento en el que lo ideológico se vuelve preponderante y ya no se puede resistir más y hay una respuesta política como que la que hubo. Lo que habla bien de la sociedad argentina que implica decir que, al margen de todo, hay un músculo democrático y resistencia social que está bien entrenado y que reaccionó mucho más rápido que en otras experiencias neoliberales», planteó.

Explicó que cuando se habla de neoliberalismo actual se debe tener en cuenta que como forma social y de organización de la producción genera una forma cultural que lo acompaña dominante de los 70. «Pero no todo el neoliberalismo es igual, no es lo mismo el de los 70, que el de los 90 y que el actual», afirmó y habló de la idea que trabajan sobre «plantear las tres olas del neoliberalismo en Latinoamérica».

 

TRES OLAS

Villarreal ahondó en el concepto de las tres olas neoliberales en Latinoamérica, en Argentina claramente identificadas.

La primera de los 70, de la mano de la dictadura militar del 76, «que, en esa época, como forma de organizar la sociedad productiva y culturalmente, lo puede llamar neoliberalismo combativo porque tenía que hacerle frente a otras formas, otros relatos de lo social que eran el estado benefactor y el capitalismo guiado por el Estado y los bloques del socialismo soviético».

La segunda ola llega en los 90, a la que denominarán el neoliberalismo la reforma, «porque luego de la caída del Muro de Berlín y consumada la victoria del neoliberalismo y cuando se vuelve hegemónico habilita las reformas del Estado, de mercado, tributaria, etc., nosotros las conocemos como las privatizaciones».

Posteriormente, este nuevo neoliberalismo en el mundo, luego de la crisis financiera de 2008, «cuando muchos economistas pensaron y vaticinaron que el neoliberalismo se acababa lo que hizo fue reformularse y tener la capacidad de subsistir para gestionar su propia crisis que vino con una mayor demanda de mano dura, de punitivismo social, aumento del autoritarismo y a eso le llamamos neoliberalismo punitivo. Es esta etapa».

En Argentina, según señaló, el neoliberalismo punitivo «se moduló de otra forma». «Entre el neoliberalismo de las reformas y el neoliberalismo punitivo actual estuvo el kirchnerismo, pero esa justificación del por qué se modula de manera diferente en Latinoamérica que en Europa. (…) En Argentina recayó por el individuo que recibía planes sociales o ayuda del Estado, vivías por encima de tus posibilidades por efecto de la redistribución progresiva del Estado, son dos formas diferentes de justificar lo mismo, un ajuste neoliberal con más mano dura, con posiciones autoritarias. No es menor, y tiene que ver con esto, la doctrina Chocobar por ejemplo».

 

EL ESCENARIO

ELECTORAL

En cuanto al escenario, con chances casi nulas de revertir los indicadores de las PASO, Villarroel consideró que «del armado electoral que quedó, sólo uno es capaz de quitarle votos a Alberto Fernández, que es (Roberto) Lavagna, pero a la vez a Macri también». «Por otro lado, es muy difícil que alguien que ya votó a ganador retire su voto, eso en un análisis electoral. En el análisis político veo la importancia del pacto social que menciona Cristina (Fernández) porque la salida de esta crisis económica es necesariamente política que implica un acuerdo amplio entre sectores económicos, políticos, con nuevas reglas básicas de convivencia y que le vuelva a dar al Estado el rol que tiene que cumplir.

Por último, el análisis cultural. «Por más que exista una derrota política del macrismo, que es el representante político de los sectores más conservadores y neoliberales latentes de la sociedad, a pesar de eso sacó el 30% de los votos. Quiere decir que, aunque la fuerza política deje de ser tal| y se debilite esos sujetos de la sociedad neoliberales, conservadores, van a seguir estando ahí”. «Lo importante es poder armar un acuerdo amplio que genere un crecimiento en el largo plazo y que la batalla cultural se vaya dando en ese contexto favorable», subrayó.

CICLO DE CHARLAS EN CREDICOOP

Jorge Palandella, responsable de educación cooperativa de la Zona VII del Banco Credicoop destacó el rol de la banca solidaria desde su costado operativo comercial pero también institucional. Explicó que la relación con la comunidad surge en plena crisis de 2000, con el colapso económico a partir del cual “desde el Banco se pensó en llegar más a sus asociados e ideó una figura que se llama Credicoop y la Comunidad. Dentro de ese paquete hay un montón de actividad que tiene que ver con talleres, reuniones con asociados de los distintos niveles de participación en el banco, instituciones, universidades, municipios, la comunidad en general y sobre todo las empresas de la economía social”.

La finalidad es vincular al banco con las personas y una de las actividades que se desarrollan con esos objetivos es el ciclo de charlas. “Esta es la tercera y última del año 2019 y el tema es fundamental por las condiciones de hace 4 años a esta parte. Ojalá estemos cerrando un ciclo nefasto y peligroso. Por eso el licenciado Villarroel para que nos hable de eso, del neoliberalismo, cómo fue cambiando. No es lo mismo que hace un siglo atrás. Cambió todo, cambió la manera de llegar a la gente porque cambiaron los medios de difusión, antes era el teléfono, fax y ahora en segundos la noticia se multiplica como pólvora. En ese marco está encuadrada esta actividad”, recalcó.

Cooperativa La Prensa

Cooperativa de Trabajo y Consumo Ltda La Prensa

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar