Derechos HumanosInformación General

Organizaciones sociales repudiaron la domiciliaria para los cuatro policías

elDIARIO de la Región entrevistó a Paola Quintana Vicente, miembro de la agrupación Hijos; a Rodrigo Valenzuela, militante de Avance Popular y a Ezequiel Cubilla, de la JP Chaco, quienes expusieron la visión de las organizaciones sociales sobre esta nueva medida judicial.

Ayer, se conoció que el Ministerio Público Fiscal de Chaco le otorgó la prisión domiciliaria a los cuatro policías que fueron imputados por el ataque a la familia qom de Fontana. La Justicia determinó que existía la posibilidad de contagio de coronavirus, debido a que el personal de las comisarías de Colonia Benítez (donde estaban albergados tres) y la de Tirol (uno) se encontraba aislado de manera preventiva.

elDIARIO de la Región dialogó con Paola Quintana Vicente, miembro de la agrupación Hijos, que recordó: “Seguimos el hecho desde que ocurrió. La Red Nacional Hijos elevó un comunicado donde se repudia todo lo sucedido. No estamos de acuerdo en la prisión domiciliaria tanto para quienes cometieron delitos de lesa humanidad -represores como casos de violencia institucional”.

Sobre la nueva medida judicial, destacó: “Determinar la prisión domiciliaria a personas que han ejercido tanta violencia acentúa la posición de la Justicia en estos hechos. Si bien no somos querellantes, acompañamos a la secretaría de Derechos Humanos en el planteo que elevará al Poder Judicial. Tengo entendido que sólo uno de los cuatro policías posee riesgo (es asmático) pero los otros no tienen por qué gozar ese beneficio. Por eso, consideramos que un organismo que permite que se siga perpetrando el delito, sólo aumenta la desidia para las víctimas”.

Rodrigo Valenzuela, militante de Avance Popular, afirmó que, desde su espacio: “Interpretamos que estos policías no corrían riesgo de contagio porque no hay circulación comunitaria en esas zonas. Aparte, se están realizando todos los protocolos sanitarios. Esto demuestra la arbitrariedad de la justicia en tomar estas decisiones solo porque los imputados pertenecen a la fuerza”.

Por su parte, Ezequiel Cubilla, de la JP Chaco, mencionó: “Es injusto que por ser policías le den domiciliaria y esperen su juicio afuera siendo que hay pibes que, por robar una cartera o un celular, están encarcelados, también expuestos al contagio. Ellos tienen privilegios que otra gente no. Además de este beneficio, es necesario mencionar, por ejemplo, el acompañamiento que tuvieron de Sanidad Policial. Estos otros funcionarios informaron que los policías involucrados tenían golpes que habrían sido generados por la familia qom, pero cuando un chico de barrio es examinado, no dicen nada, aun cuando estos evidencian heridas causadas por los propios efectivos”.

TEMOR A REPRESALIA

Consultada por el estado de las víctimas, la representante de Hijos adujo temer: “Que miembros de la agrupación que trabajan en la secretaria de Derechos Humanos tomaron contacto con ellas y sabemos que están en sus domicilios siendo asistidas por el Estado desde bienes materiales hasta acompañamiento psicológico, pero no se descarta la facilidad que tienen los miembros de la fuerza para amedrentar a quienes los hayan denunciado o puesto en tela de juicio su accionar. Por eso el repudio. No pedimos custodia policial para la gente que fue atacada, pedimos que no se otorgue domiciliaria a estos ni otros agentes que hayan ejecutado violencia tal”.

“Dar ciertos poderes a la policía genera estas acciones desmedidas. La presencia de la fuerza policial para llevar adelante el control del aislamiento es un tema complejo. Esta pandemia nos agarró de sorpresa, y eso hace que ciertas medidas del Estado no prevean la práctica de las mismas, pero no le dieron carta abierta a la policía para actuar sin control”, agregó.

RECONFIGURACIÓN DE LA FORMACIÓN

En cuanto a la capacitación que reciben los futuros funcionarios de la fuerza sobre derechos humanos, Vicente expresó: “He trabajado muchos años en el Comité de la Tortura de la provincia y sé de las capacitaciones que tienen sobre estos derechos, hemos trabajado en la currícula, pero como sostuvimos ya hace un año, es necesaria la democratización de la fuerza incluyendo a personas de la sociedad civil que estén involucradas en esas funciones para oxigenar los espacios, debido a que son estructuras estrictamente verticales y cerradas”.

EL PERFIL POLICIAL

“La violencia generada por la policía no es más que el resabio del aparato represivo que utiliza la fuerza, el terror y las vejaciones para poder llevar a cabo acciones. Lo que ocurrió en Fontana no hace más que demostrar eso. Cuando uno evalúa la causa, da cuenta que no había necesidad de ejercer tanta violencia para privarlos de la libertad en caso de haber cometido un delito”, manifestó Vicente.

En este sentido, Valenzuela sumó: “En los territorios que militamos, como ser los barrios más postergados y la universidad, observamos en ensañamiento de la fuerza hacia los jóvenes con determinadas características (vestimentas, formas de hablar, actividades) lo que conlleva una gran discriminación. La represión a los pueblos qom viene sucediendo hace años y la Justicia toma partido, se ponen de un lado. Deberían actuar de manera objetiva y aplicando todo el peso de la ley en estos casos tan preocupantes, potenciados por ser un sector marginado. Al haber contemplaciones a los agentes, hay un mensaje político destinado a la sociedad, que roza la impunidad. Pedimos que se los trate y juzgue como a cualquier ciudadano”.

“Estos no son casos aislados. Hay una institución que forma personas con ciertas características, generando una realidad constante. Las capacitaciones no están configuradas de la mejor manera porque falta discusión. A modo de propuesta, deberíamos convocar a todos los actores de la sociedad para determinad cuál es el perfil que buscamos en la policía. Otra opción es invitar a los dirigentes de las organizaciones que se desarrollan en los territorios vulnerables. Si pensamos en términos lógicos: si hay una fuerza policial destinada a solucionar la problemática de los barrios en términos de delincuencia y un espacio político y social con el mismo objetivo (dar una mano a que esa gente salga adelante) es fundamental que tengan un punto de contacto donde por lo menos se puedan discutir algunos lineamientos”, prosiguió.

“La violencia generada por la policía no es más que el resabio del aparato represivo que utiliza la fuerza, el terror y las vejaciones para poder llevar a cabo acciones.  Cuando uno evalúa la causa, da cuenta que no había necesidad de ejercer tanta violencia para privarlos de la libertad en caso de haber cometido un delito. Por otro lado. Si no eran policías, los llevaban presos mucho más rápido. Lo que ocurrió en Fontana no hace más que demostrar eso”, cerró Vicente.

Cooperativa La Prensa

Cooperativa de Trabajo y Consumo Ltda La Prensa

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar