Derechos HumanosDestacadas

Protestas por faltantes de medicamentos para VIH

Hubo protestas en varias ciudades de la Argentina, pero la problemática trascurre de forma silenciosa en todo el territorio. El recorte presupuestario en esta área genera faltantes de medicamentos en los hospitales o bien la supresión de otras drogas, lo que altera la buena adhesión al tratamiento.

El jueves, frente al exMinisterio de Salud las personas VIH+ y organizaciones de la sociedad civil se movilizaron para denunciar faltantes de medicación y de políticas públicas. “Pasadas las 13 horas un cordón policial nos empujó con sus escudos de manera violenta. Más tarde, los medios desinformaban. La violencia hacia las personas VIH+ continúa”, sentenció el escritor y activista seropositivo Lucas Gutiérrez para la Agencia Presentes.

Los carteles contaban lo que esta población vulnerada está viviendo: no hay medicación. Mientras en varios hospitales del país se repiten las denuncias de faltantes y fraccionamiento de la medicación antirretroviral para los tratamientos, las personas VIH cortaban la avenida 9 de Julio exigiendo que el secretario de Salud Alfredo Rubinstein concediera una reunión.

“Según el personal policial, lo que pretendían era que liberáramos un canal de esta avenida. Delimitados por un listón rojo gigante –eterno símbolo de la lucha VIH- quedamos separadxs: de un lado quienes exigimos nuestro derecho al acceso a la salud y del otro las fuerzas policiales. Con los enormes escudos comenzaron a empujarnos de manera violenta. Más de 50 policías –que igualaban la cantidad de manifestantes- comenzaron a dar golpes de escudo para abrirse paso”, relató.

Mientras se daba el micrófono abierto, un policía sin identificar -ya que tenía su nombre cubierto- le dijo a la activista María Sánchez: “Si están enfermos váyanse a su casa”. Mientras la compañera lloraba de impotencia y sostenía su medicación vencida, el policía se reía junto a otro efectivo, que directamente ni siquiera tenía su nombre en el chaleco. “La señora está alterada, parece”, decían.

“Por suerte no pasó a mayores, llegamos a pensar. ¿Qué significa que ´pase a mayores’? ¿Que nos rocíen con gases? ¿Qué nos golpeen? Ya el hecho que nos hayan golpeado con los escudos y nos arenguen verbalmente es demasiado. No es para nada un hecho menor. A media cuadra de la Secretaría esperaban seis camionetas de la fuerza policial, ¿para qué? No quiero saberlo”, contó Gutiérrez.

Esta es la cuarta vez que las personas positivas se manifiestan desde el año 2016 por falta de medicación. Y la presencia policial ha ido aumentando cada vez. Teniendo en cuenta lo denunciado por Fundación Grupo Efecto Positivo respecto no solo de los faltantes actuales sino de la falta de previsión en las compras.

VIOLENCIA MEDIÁTICA

“Enfermos de sida afirman que faltan remedios“, decía la placa de Canal 12 de Córdoba. “No somos enfermos, somos personas que viven con un virus, en este caso VIH. VIH y sida no son lo mismo. Y si estuviésemos en situación de sida tampoco esta es la manera de titular. Esto es estigma y prejuicio. Esto es violencia”, contestó el activista.

TN publicaba que los manifestantes estaban “cara a cara” con la policía. “No TN, la policía luego de empujarnos y golpearnos se tapó la cara con el escudo. Estábamos cara a escudo y cara a casco”, siguió.

“Las placas amarillas, amarillísimas, de TN no se animaban a enunciarnos. Con la misma violencia que canal 12 de Córdoba hablaba de sida, TN silenciaba nuestro VIH, nuestro reclamo. No marchamos al Ministerio de Desarrollo Social, marchamos al exMinisterio de Salud hoy devenido en recortada Secretaría. Hablaban de empujones cuando lo que estaba sucediendo era violencia”, dijo.

La violencia policial y de los medios hegemónicos se suma a la que el sistema de salud ejerce sobre las personas VIH positivas. Desde la Dirección Nacional de sida y ETS emitieron un comunicado hablando de “supuestos faltantes” negando las denuncias de hospitales y personas positivas. El secretario Adolfo Rubinstein habló de que esto es un “tema de campaña”. “Bueno señor Rubinstein, claro que lo es, porque nuestra salud es un tema político. Los faltantes son reales. El deterioro de nuestras salud y nuestras muertes también”, declaró Gutiérrez.

PROTESTAS

El jueves, en todo el país hubo protestas. En Ciudad de Buenos Aires el Frente Nacional de la salud por las personas VIH+ -espacio que reúne más de 60 organizaciones- se movilizaba, en Rosario frente al Programa Municipal sobre sida (Promusida) la Mesa Positiva y Vox. En San Luis, Córdoba, Mendoza también hubo convocatorias. Siempre visibilizando los faltantes de medicación y faltas de políticas de salud que van más allá de los actuales.


“Si no compran medicamentos es porque nos quieren muertos”

“Las personas con VIH no solamente fuimos invisibilizadas desde la construcción social desde siempre, sino que el estigma y vocabulario que siguen manejando está muy mal”, aporta Mauricio Silva, activista seropositivo de Resistencia a elDIARIO de la Región. Indicó que cree que este estigma es “efecto residual que dejó los ‘90, quedaron con esa concepción de medicalizar, pero atrás de un cuerpo con VIH hay personas con su contexto.

Silva hizo un fuerte énfasis en la integralidad de los derechos de esta población: “además de ocuparse de su salud, trabajan, estudian, sienten, tienen derecho al placer. Esto último, algo que está muy negado, aunque hay un montón de avances”.

“Todo lo que tenga que ver con la economía se hace muy difícil en estos tiempos, supongamos que alguien va a hacerse un pre-ocupacional para algún trabajo (mal pagado, seguro) o te enteras vos ahí y se enteran ellos (empleadores). Es una trampa macabra”, explica.

El joven activista señala que no va en paralelo, el tratamiento por este tipo de virus está muy ligado a la salud emocional y psicológica: “Frente a todo esto el tratamiento falla, si la persona tuvo una situación mala en su vida, no hay muchas vueltas. Imaginate todo el estrés que provoca esto de no saber si va a tener su medicación”.

Agregó que esta situación “tiene que ver con decisiones políticas y económicas, a las personas que no forman parte del status quo, hay eliminarlas. Si no compran los medicamentos es porque nos quieren muertos. No es un hecho aislado de una economía neoliberal”.

También, analizó que no se trata sólo de la medicación, sino de reactivos, análisis que hay que hacer. “Me atrevo a decir que, si hay estos faltantes, también debe pasar con la medicación oncológica”, opinó. 

Como Gutiérrez, subrayó que este conflicto “no es de ahora”, sino que viene arrastrando desde el 2016. “El cuerpo genera una residencia a los medicamentos, no podes estar cambiando. Te dan una medicación y tenes que tomarla por el resto de tu vida, esto es así, por eso cuando no adhieren porque toman tres veces al mes, ese medicamento ya no sirve. Y si quemaste un esquema y el nuevo no hay porque hay faltantes, es un peligro para la salud”, concluyó.

Cooperativa La Prensa

Cooperativa de Trabajo y Consumo Ltda La Prensa

Publicaciones relacionadas

Cerrar