Derechos HumanosDestacadas

Recomendaciones para afrontar la pandemia

Con ese título, la Facultad de Psicología de la UBA realizó una serie de recomendaciones que elDIARIO de la Región sintetizó. También podés acceder al enlace para descargar el cuadernillo.

Desde hace unos días circula este cuadernillo, Recomendaciones psicológicas para afrontar la pandemia, por las distintas redes sociales. La facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires (UBA) hizo esta edición práctica y gratuita donde sistematiza los padecimientos psíquicos y emocionales que se puede transitar durante el encierro.

La incertidumbre de la situación por no saber qué o cómo se debe actuar genera ansiedad en la mayoría de la población.

Dice esta red de profesionales que esto puede desprender distintos sentimientos. La primera es el miedo. Puede convertirse en prácticas “funcionales o disfuncionales”. Entre las últimas nombran actividades autodestructivas como el consumo compulsivo de noticias e informaciones. En un aspecto positivo, pueden culminar en tareas “creativas, recreativas y formativas”.

Ante la frustración, indican: “Estamos obligados a ser pacientes y debemos generar nuevos hábitos”. Para controlar el enojo recomiendan pensar en el propio bienestar y evitar reacciones irresponsables o violentas como “salir o generar pleitos”. También se puede una ambivalencia constante, es decir pequeñas dosis de sentirse bien por estar en la casa. Es necesario darse lugar a ello.

Sobre la desorganización, dicen: “El hecho de no poder continuar con la propia rutina es un factor que desorganiza nuestra estructura; ya que perdemos la sensación de control. Es importante recordar la capacidad que tenemos para reorganizar una nueva estructura”.

Para el aburrimiento, recomiendan apoyarse en las herramientas digitales al alcance y recordar que es “una situación transitoria”. Las mismas indicaciones destacan con el sentimiento de tristeza, además de reducir las noticias negativas y poder hablar por cualquier medio con una persona de confianza. Para la soledad, además de las herramientas virtuales, recomiendan generar nuevos vínculos con personas cercanas como comerciantes, vecinos y parientes.

Para la sensación de encierro y ansiedad, señalan “la posibilidad de realizar otras actividades pendientes en el hogar” y establecer una rutina que de espacio también al esparcimiento.

 

QUÉ RECOMIENDAN

Lo primero es mantener los horarios del sueño. También, «no sobreexponerse a noticias y consultar solamente fuentes confiables (organismos oficiales, instituciones prestigiosas) y en momentos del día establecidos (por ejemplo, al mediodía o a la tarde, y no tanto al despertar o antes de dormir)».

Aunque no se vaya a salir de la casa, “quitarse el pijama o la ropa de dormir para evitar la sensación de discontinuidad y poder organizar los ciclos del día”.

Otras, para estar en actividad es proponerse aprender algo nuevo a través de tutoriales o cursos en línea, hay muchos gratuitos y de calidad. “Hacer una rutina de ejercicios físicos periódica en casa, siempre tomando en cuenta que es una situación especial”, suman. Además de continuar accediendo a la naturaleza y a la luz solar siempre que sea posible.

Otra, de carácter más esencial y orgánico es alimentarse bien y mantenerse hidratado.

“Mantener sus redes sociales de contención emocional con sus familiares, amigos y personas de confianza a través de medios digitales”, agregan. Y, por otro: «Limitar los grupos de chats que difunden noticias, muchas de ellas falsas o erróneas ya que promueven pensamientos negativos y catastróficos y le imponen a nuestra mente un sobreesfuerzo».

De forma más introspectiva, tener consideración con uno mismo, “con sus estados emocionales, teniendo presente que los cambios de rutina tan abruptos, la incertidumbre y la amenaza de la pandemia afecta nuestro estado emocional por más saludables que seamos. Considerar que esto mismo le ocurre a los demás, por lo tanto, intentar ejercitar la tolerancia con nosotros mismos y con los demás”.

El cambio rutinario, típico del ser humano, implica desarrollar conductas flexibles y adaptativas a esta situación con la finalidad de afrontarla positivamente.

Si se tienen hijos o menores cercanos, es importante hablar con ellos. Converse sobre la información oficial sobre el coronavirus en un lenguaje adecuado a la edad y de manera honesta. Los niños tanto como los adultos requieren mantener espacios de juego y divertimento que promuevan emociones positivas. “Si vive en espacios reducidos y en familia no los sobreexija con tareas. Tenga presente que respetar la cuarentena es ya un esfuerzo en sí mismo y como tal es valioso”.

Destacan, a lo último, pero no menos importante, el buscar ayuda adicional. Si se siente muy nervioso, triste, ansioso o que la situación afecta alguna esfera de su vida, busque un profesional de la salud mental. Siempre con la finalidad de encontrar modos constructivos de manejar la adversidad.

 

DATOS ÚTILES

En Chaco, el Gobierno trabaja en una red de contención telefónica con profesionales de la salud mental. También se pueden activar las redes amistosas y virtuales para consultar contactos, hay muchos profesionales que de forma privada ya realizan contención por llamadas o videollamadas.

 

Descarga el cuadernillo haciendo click aquí

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar