Derechos HumanosEl InteriorLa Provincia

Somos Monte denunció otra infracción a la Ley de Bosques

Se trata de un desmonte en el predio de la firma Langellotti S.R.L., a 10 km del pueblo de Miraflores, según la organización ambientalista. “El predio se encuentra en categoria amarilla (II) del OTBN, donde por ley no se podría desmontar” señalan.

Días atrás, este medio publicó declaraciones de la Dra. Claudia Luna, Ing. Agrónoma e investigadora del Instituto de Botánica del Nordeste en las cuales la investigadora alertaba respecto de cómo son los bosques nativos la principal víctima de los incendios producto de la sequía o incluso intencionales;  “Conservar no significa abandonar o no ejecutar acciones basadas en buenas prácticas, que permitan mantener y sostener la vitalidad de nuestros ecosistemas autóctonos” indicó .

Sucede que de los registros de focos ígneos registrados se observa que la mayor proporción de áreas quemadas corresponde a bosques nativos.

La sequía que atraviesa gran parte del país y la región nordeste en particular generó diversos problemas socioambientales, que hacen disminuir la humedad dentro de los bosques y aumentan las superficies de vegetación seca como pastizales.

A este marco de por sí crítico, se suma ahora una nueva denuncia de Somos Monte; “Denunciamos una nueva infracción a la Ley de Bosque, esta vez en el predio de la empresa Langellotti S.R.L. ubicados a unos 10km al noreste del pueblo de Miraflores (coordenadas: 25.57225°S 60.88675°O).Por las imágenes satelitales disponibles y las fotografías que aparece como un caso de exceso de superficie de trabajo, o sea se está desmontando más de lo permitido”.

El predio al que hacen referencia desde la organización ambientalista según el documento remitido a este medio se encuentra en categoría amarilla (II) del OTBN (Ordenamiento Territoriales de Bosques Nativos ), donde por ley no se podría desmontar. El permiso expuesto indica «Plan de manejo sostenible de aprovechamiento de areas quemadas y/o eliminacion de especies invasoras» y es firmado por el ingeniero Halavacs.

Según precisan desde Somos Monte, “observando las imágenes satelitales resulta sinceramente difícil identificar las 275,3 ha que según el permiso fueron alguna vez un pastizal y que hoy se encontrarían «invadidas por especies exoticas», por lo cual propendemos a pensar que el ingeniero haya sobreestimado la extensión de las abras originales. Cabe recordar que los permisos de limpieza de invasoras sólo necesitan presentar estudios de impacto ambiental cuando superen las 300 ha. Por eso nadie presenta por esa superficie, sino lo van haciendo de a 299 ha”.

En el caso específico de este predio el OTBN indica la presencia de parches de monte de varia extensión entre 4 y 20 hectáreas cada una.

“Las fotografías y el testimonio del denunciante parecen mostrar que estas zonas de bosques están siendo destruidas juntos con el resto del campo, con lo cual se estaría incurriendo en las sanciones previstas por la Ley 7153 artículo 6 inciso b.2.” manifestaron en el informe en cuestión.

“ADICCIÓN A

LA TOPADORA”

A modo de cierre del documento, Somos Monte remarcó; “En la Ley de Bosque 26.331 del 2009 queda clara la prohibición del uso de maquinaria en zona amarilla. Sucesivamente la Provincia en el año 2012 con el dictado de la Resolución N° 534 flexibiliza la ley y incluye la posibilidad de utilizar tractores con ruedas gomadas y rolos de tamaño no superior a los 3m de ancho.(…)”

No obstante señalan que la reglamentación no se cumple; “No sólo Greenpeace, sino la misma Dirección de Bosque de la Nación denuncia este hecho, enviando a lo largo de los último 10 años varias notificaciones a la Provincia en las cuales le reprocha que los  silvopastoriles así ejecutado corresponden en realidad a «desmontes encubiertos». Pese a esto nunca se dejaron de hacer ni nadie fue multado por utilizar topadoras donde la ley no lo permite.Para remediar el problema Nación planteó abandonar el concepto de silvopastoril y desarrolla el llamado MBGI (Manejo de Bosque con Ganadería Integrada) esperando que se respete un poco más el bosque a la hora de hablar de ganadería en bosques nativos”.

En esa línea subrayan que “Nos encontramos frente a un sistema adicto al uso de topadora, por lo que no hay razon, ambiental, económica, social que valga. Cualquier termino que se utilice «manejo sostenible», «aprovechamiento racional», «bosque con ganadería integrada», cualquiera sea la zona, el resultado es el mismo: topadora. La obstinación con la que esta gente defiende el uso de estas maquinarias pesadas respeto a otras alternativas productivas roza el fanatismo religioso. Es por esto que, hasta ahora, cualquiera posibilidad de entablar un dialogo racional sobre un uso verdaderamente sostenible de los bosques se ha visto frustrada”.

 

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar