Destacadas

Subida del dólar: “La falta de previsibilidad aumentará las mercaderías un 30%”

Así lo expresó en su análisis, el economista Rúben Serruya, quien dialogó con elDIARIO de la Región sobre la abrupta subida de la divisa estadounidense tras las PASO.

En primer lugar, Serruya pormenorizó que la corrida cambiaría no se debe a un posible cambio de gobierno, sino a las políticas que viene efectuando Cambiemos desde 2015. “Lo primero que hay que aclarar es que la suba del dólar no se debe a las elecciones sino a que este Gobierno ha tomado decisiones de política económica para favorecer solo a sectores financieros, como por ejemplo la de autorizar la libre entrada y salida de capitales extranjeros, lo que provoca que los mercados te terminen manejando la economía. Cabe recordar que esta no es la primera corrida contra el dólar que ocurre, en lo que va de este año ya tuvimos dos anteriores, y previas a las elecciones”, remarcó. “En lo que respecta a las declaraciones del presidente sobre que la responsabilidad de la corrida es del pueblo por haber votado a los candidatos del Frente de Todos, esto es una falacia, ya que cuando no estaban anunciada las precandidaturas de Alberto, Cristina o Kicillof los mercados ya estaban jugando a la bicicleta financiera y también se había apreciado una fuerte suba del dólar. Hay que recordar que esto comenzó con las Lebacs, que luego se cambiaron por Letes y terminaron en las Leliqs que son las bombas de tiempo armadas por el gobierno nacional, siendo los bancos privados los únicos beneficiados, garantizándoles la mayor liquidez a través de las tasas de interés usurarias, que hoy llegan hasta el 75%. Ya que de no brindarles esas tasas requeridas, los bancos lo que hace es tomar los fondos y destinarlos a la compra de dólares, aumentando su demanda y provocando el aumento del valor de éste, por lo que se termina devaluando el peso», explicó.

 

 

 

SUBA DE PRECIOS

Una de las cuestiones en las que se detuvo Serruya es que tanto la suba, como la incertidumbre que el pueblo tiene sobre el valor del dólar, tiene su correlato en una espiral de aumentos de los precios, tanto de bienes como de servicios: “Lo que tenemos que considerar es que la suba del dólar (ayer tocó los 61 pesos) tiene un efecto directo sobre los precios internos, dado que este gobierno ha dolarizado la economía. Hoy los combustibles , insumos para la producción de muchas mercaderías primarias como por ejemplo el pan. Ni hablar de las tarifas, están atadas al dólar, es decir, que para este año podemos tener la mayor inflación desde 1991, llegando a más del 50%. Por otra parte, lo que se aprecia si uno recorre los supermercados o comercios es que se están remarcando al 30 por ciento las mercaderías, pero estiman incluso un nuevo aumento para la semana que viene del 10 %; y esto se debe a que desde la Nación no transmiten tranquilidad mediante sus anuncios”, precisó.

 

LAS MEDIDAS

Con respecto a las medidas que debería tomar el Gobierno nacional, el economista puntualizó, “en primer lugar tiene que detener la entrada y salida de los fondos especulativos, porque estos vienen juegan a la bicicleta financiera y se van, entonces hay que frenarlos mediante algún impuesto que de alguna manera pueda beneficiar, en algo al menos, a nuestro país ya que la lluvia de inversiones la venimos esperando desde el 2015. Lo segundo es dar previsibilidad, es decir, volver con un sistema de precios cuidados, pero responsable, no el mamarracho que hicieron anteriormente porque no controlaron nada y por ende los supermercadistas terminaron poniendo cualquier precio, lo cual llevó al desabastecimiento. Tienen que hacer una política con los precios cuidados, pero una seria, con un control más exhaustivo para que la gente tenga un precio de referencia, en síntesis, una mayor intervención del Estado. Otra cuestión es mejorar el crédito, bajando un poco las tasas que hoy están dando liquidez a los bancos privados para mejorar la rentabilidad de las pymes y de los comercios en busca de reactivar la economía, ya que está en recesión desde hace casi cuatro años y no hay ninguna medida que se haya tomado para reactivarla. Por ejemplo, con créditos para las pequeñas y medianas empresa, para los comercios.También, se debe mejorar la rentabilidad con una baja de impuestos,tarifas diferenciadas, por lo menos de forma paulatina, es decir primero un sector y luego beneficiar a otro para dar aire a los pequeños comerciantes para afrontar la caída de las ventas. Lamentablemente, si siguen con esta política vamos hacia un default y una hiperinflacion», enfatizó.

 

DÓLAR

Por último, ante la consulta de si esta subida de la divisa norteamericana, se debía a un “sinceramiento de la moneda”, Serruya repondió: “Es cierto que necesitábamos un dólar más competitivo, ya lo deciamos en el 2015, pero que favorezca la economía real. Un dólar competitivo nos permitiría poder exportar más, aumentar las reservas; y basicamente tener más dólares nos hubiese permitido  incrementar las importaciones, comprar maquinarias, mejorar la industria, las economías regionales y los sectores claves del país. Hoy se prioriza el sector financiero por sobre el real», culminó.

Cooperativa La Prensa

Cooperativa de Trabajo y Consumo Ltda La Prensa

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar