La Política

Tras las PASO, «Macri recurre a los parches electorales»

El economista Rubén Serruya analizó los anuncios realizados por el presidente de la Nación el miércoles y los tildó como “parches electorales” de cara a las elecciones generales de octubre.

 

Mediante un escrito, Serruya recordó que ésta corrida del dólar es la tercera ocurrida durante este 2019, “la primera fue en el mes de marzo cuando el dólar llego a valer $44,69, luego en abril tocó los $46,90 y por último la de días atrás llegando a un pico de $62,18”.

Tras una sideral escalada de la divisa norteamericana, el economista puntualizó que no solo nuestra moneda se devaluó más del 33 por ciento en solo cuatro días, mientras que en lo que va del año ya superó el 60% y si se toma como punto de partida el comienzo de la gestión de Mauricio Macri, se llega a más de 360 por ciento, “estos son datos que preocupan, teniendo en cuenta que la recomposición salarial en ese lapso de tiempo estuvo muy por debajo de esos números, profundizando así la pérdida de poder adquisitivo y con ello, la recesión económica”, puntualizó.

Por último, Serruya enfocó su análisis en todos los anuncios realizados por el jefe de Estado: el bono de $5000 para los empleados de la administración pública nacional, las Fuerzas Armadas y las fuerzas de seguridad federales; que tiene la característica de ser por única vez, y destinado solo a los trabajadores del sector público que dependen de la Nación, es decir, quedan fuera del beneficio los demás trabajadores del sector público de las provincias y de los municipios del país. Además, considerando la devaluación de los últimos días, ese monto representaría entre un 30 y 40% menos en el poder de compra.

Se anunció también el aumento del Salario Mínimo Vital y Móvil, que hoy ronda los $12.500, monto que no alcanza a cubrir ni la mitad de la canasta básica, cuyo valor está en los $31.148 para una familia de 4 integrantes.

Se anunciaron medidas también para los trabajadores que pagan el Impuesto a las Ganancias, por un lado, se aumenta un 20% el piso, considerando que en 2 días el peso se devaluó más del 30%, este piso ya desaparecería.

Se plantea también la deducción especial a partir de los cuales pagan el impuesto los jubilados y los empleados en relación de dependencia. Estamos hablando de un aumento de alrededor de $2.000 por mes, y además subirían un 40% las Becas Progresar. En estos casos considerando que ya se habla de una inflación por encima del 50%, estos “aumentos” quedarían absorbidos automáticamente, en otras palabras, el impacto sería nulo, incumpliendo el objetivo de la medida, que es la de reactivar la economía.

El tema de los jubilados y pensionados merece atención especial, ya que hoy la mínima jubilatoria es de $11.528, eso significa que más del 80% de los jubilados de este país vive por debajo de la línea de pobreza, acercándose a la línea de indigencia. El aumento que corresponde de acuerdo a la ley de movilidad, cuya fórmula fue modificada por el mismo Gobierno Nacional, es del 12%, con lo cual pasarían a cobrar $12.937, implicando el 40% de la canasta básica.

Por último, para las pymes, la AFIP lanza un plan de pago, por el cual les da 10 años de plazo para ponerse al día con las deudas. Medida que resulta insuficiente considerando que es uno de los sectores que más ha sufrido las políticas de ajuste de este Gobierno.

Cooperativa La Prensa

Cooperativa de Trabajo y Consumo Ltda La Prensa

Publicaciones relacionadas

Cerrar