El Mundo
Tendencia

USA: sesión clave en el Congreso para destrabar el plan de rescate de Trump

Los líderes del senado de Estados Unidos y funcionarios del presidente, Donald Trump, reanudaron hoy las conversaciones sobre el proyecto de ley de estímulo de 1,8 billones de dólares en el marco del plan para atender la emergencia del COVID_19. El domingo por la noche Trump dispuso el envío de la Guardia Nacional a Nueva York y California.

Los líderes del senado de EE. UU. y funcionarios del presidente, Donald Trump, reanudaron hoy las conversaciones sobre el proyecto de ley de estímulo de 1,8 billones de dólares destinado a apuntalar la economía afectada por el coronavirus, después de que desacuerdos en el Congreso trabaran su avance el fin de semana.

Los legisladores esperaban aprobar hoy el paquete de estímulos, pero las diferencias entre demócratas y republicanos sobre los detalles de las ayudas lo están dificultando más de lo que se preveía al inicio del fin de semana.

Tras dos días de intensas negociaciones, el voto procedimental previo fracasó anoche por el rechazo de los demócratas, al quedar 47-47, cuando se necesitaba una amplia mayoría, de 60 de los 100 escaños, informó el Washington Post en su edición digital.

Los demócratas alegan que el proyecto de ley se centra demasiado en ayudar a apuntalar a las empresas, sin dirigir suficiente dinero a los hogares, hospitales y profesionales de la salud.

Los funcionarios de la Casa Blanca reconocen la asistencia sin precedentes que la legislación dirigirá hacia las corporaciones, argumentan que este dinero ayudaría a proteger millones de empleos.

«Esto no es bienestar corporativo», se defendió el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en una entrevista a Fox Business hoy en la que argumentó que «esto ayudará a todos los trabajadores estadounidenses».

El proyecto pretende inundar la economía con dinero, desde individuos hasta pequeñas empresas y grandes industrias en medio de una ola de despidos y una fuerte contracción en el consumo.

Consiste en la inyección de pagos directos por 1.200 dólares a los contribuyentes y distribuir 300.000 millones a las pequeñas empresas para mantener su personal, además de 208.000 millones en préstamos a aerolíneas y otras industrias.

En Estados Unidos, más de 100 millones de personas tiene orden de permanecer en sus casas y se teme que la falta de concreción del plan pueda impulsar hoy otra jornada turbulenta en los mercados.

Los casos confirmados del COVID-19 escalaron de 16.000 a 35.225 durante el fin de semana y los fallecimientos superan los 400, según los últimos datos del Centro de Recursos sobre el Coronavirus de la Universidad Johns Hopkins.

Ayer, Trump insistió en su rueda de prensa diaria sobre esta crisis que Estados Unidos se encuentra «en guerra» contra el virus, y que él se ha convertido en «un presidente en tiempo de guerra». El mandatario anunció que la Guardia Nacional –soldados reservistas– se desplegará por California, Nueva York y el Estado de Washington, los más castigados por la pandemia, así como la instalación de hospitales de campaña en Nueva York y California, entre otras medidas.

LA GUARDIA NACIONAL,

MOVILIZADA

En medio del avance del coronavirus en el país, Trump anunció el domingo la movilización de la Guardia Nacional en tres de los estados más afectados: Nueva York (este), Washington (noroeste) y California (oeste).

Más temprano, Trump anunció que las gigantes automotrices General Motors y Ford, así como el conglomerado tecnológico y automotor Tesla, fabricarán respiradores para enfrentar la escasez provocada por la pandemia. «El Gobierno federal financiará el 100 por cien del despliegue de las unidades de la Guardia Nacional para que cumplan con las misiones aprobadas para detener el virus. Los gobernadores seguirán al mando», dijo Trump en una conferencia desde la Casa Blanca.

La medida incluye además el envío de cuatro hospitales móviles grandes con 1.000 camas a Nueva York, ocho hospitales móviles grandes con 2.000 camas para California y tres hospitales móviles pequeños con 1.000 camas para Washington.»Están muy golpeados», aseguró el gobernante durante la conferencia de prensa diaria del grupo de tarea sobre el coronavirus en la Casa Blanca, al referirse a la situación en esos estados.

El viernes, en Nueva York, el gobernador, Andrew Cuomo, había ordenado el cierre de todos los negocios no esenciales, pero demoró la implementación formal hasta las 20 del domingo. El último balance recopilado por la CNN apunta a 32.149 casos confirmados de coronavirus y 400 muertes. Trump ya ha aprobado declaraciones de catástrofe para Nueva York y Washington y pronto saldrá la de California. (Fuente: Télam).

Cooperativa La Prensa

Cooperativa de Trabajo y Consumo Ltda La Prensa

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar