Derechos Humanos

Denunciaron una grave agresión y robo a dos mujeres

Dos jóvenes sufrieron un violento ataque luego de sufrir un robo. Denunciaron que padecieron  ataques físicos y verbales por más de una hora por parte de dos sujetos que las persiguieron hasta cerca de su domicilio. Manifestaron a este matutino que los vecinos no las ayudaron y que la Policía tardó en acudir.Dos mujeres se acercaron a este medio para realizar un descargo tras ser víctimas de un violento robo y ataque hace una semana. Yul, de 28 años y Ain, de 23, prefirieron mantenerse con esa identidad reservada porque aún tienen miedo de posibles repercusiones.

El viernes, cerca de las 23, dos jóvenes festejaban en el reconocido bar ubicado en Ayacucho y López y Planes de la ciudad un logro académico de una de las chicas. Para las 1.30 del domingo, se retiraron hasta la casa de Yul en la moto de la misma. A la altura 1300 de la calle Goitia se percataron que dos sujetos en una moto plateada 110 sin patente “las venían persiguiendo”. Según relataron a elDIARIO de la Región, eran hombres de entre 20 y 25 años.

“Ellos se adelantaron, pasando muy cerca nuestro hasta colisionar su rueda trasera con nuestra moto en la intersección de Goitía y Seitor hasta envestirnos, así es como nos tiraron en una zanja, nuestra moto también cayó”, contaron y añadieron que con la caída la motocicleta se rompió en los espejos retrovisores y se trabó la palanca de cambio.

“Al levantarme, saliendo de la zanja, logré quitar la llave de la moto sin que se dieran cuenta los dos sujetos”, indicó la joven dueña del vehículo. En ese momento, tuvieron una situación confusa con un joven que pasaba al que reconocieron y le piden ayuda, sin embargo éste salió corriendo sin quedarse en el lugar. Contaron que los sujetos empezaron a pedirles la llave de la motocicleta y, al decirles que se había perdido en el barro, las increparon para que les den lo que tuvieran encima. “Les digo que no teníamos nada: celulares o plata, les entrego unos anteojos de sol, diciéndoles que valen $2.000, los agarran y siguen pidiendo algo mas valioso”.

Ambas expresaron que recién luego de un tiempo, se acercaron varios vecinos que comenzaron a filmar la situación, creyendo “que solo era una discusión por un accidente”. “Los dos sujetos se percataron y comenzaron a denigrarnos diciéndonos que estábamos borrachas, que no sabíamos lo que hacíamos, que no sabíamos manejar porque somos mujeres”, relataron.

Contaron que las empujarlas repetidamente hasta volver a tirarlas a la zanja. “Nos golpearon en forma de puño en el estómago, a Yul la revuelcan dando patadas por todas partes del cuerpo, todo el tiempo insultándonos, humillándonos y despreciándonos. Cada vez que quería ayudarla a levantarse, me empujaban para separarme de ella”, contó la joven de 23.

“Para que dejaran de golpearlas, empezaron a decirles que como estudiaba Criminología, que esa moto estaba intervenida por la Justicia, lo primero que se le ocurrió para que dejara de lastimarla”, explicó Ain. “Automáticamente, dejaron de golpearnos a ambas, asustados comienzan a pedirnos algún objeto de valor, algún celular que puedan llevar, a lo que les repetimos que ya nos habían robado”.

Expresaron que estuvieron al menos una hora discutiendo y que no paraban de insultarlas, hasta el momento en les gritaron: “Ustedes ya estaban borrachas en Las Chatas”, y allí, se dan cuenta que las venían siguiendo desde un inicio.

Para el final, al no poder llevarse más nada, las amenazaron, diciendo que las matarían. Manifestaron que los vecinos presentes no intercedieron y, además, se reían.

LAS SECUELAS

Ya en su casa, llamaron a la Policía que “no se hizo presente en el momento”. Notaron que Yul estaba muy golpeada, hasta el punto de que el dolor en el estómago le provocó vómitos. Reiteraron el llamado a la Policía. Al no responder, la hermana de Ain es recomendó acercarse a hacer una denuncia. A la media mañana del sábado: “Como estábamos muy adoloridas, llamamos a EME, quien se hizo presente enseguida”, recién al cuarto llamado la Policía acudió al lugar.

“Ya en la comisaría, aparece el conocido nuestro que había estado en la escena, muy nervioso queriendo defenderse diciendo que fue todo un malentendido”. En su descargo, las mujeres también dejaron en claro: “Erradicamos una denuncia resumida del hecho porque lo único que queríamos en ese momento era poder llegar al hospital”.

Luego de terminar la denuncia, pasaron por Medicina Legal, donde se registraron los daños.

Por último, las jóvenes remarcaron que tienen algunas capturas de videos hechos por los testigos: “No tenían experiencia como siniestro o hurto, tampoco se encontraban armados, sí tuvieron mucha intención en lastimarnos sin nada a cambio porque no nos revisaron los bolsillos ni la billetera donde teníamos dinero y tarjetas, no nos sustrajeron cadenitas ni  celulares”.

Cooperativa La Prensa

Cooperativa de Trabajo y Consumo Ltda La Prensa

Publicaciones relacionadas

Cerrar