Opinión

«El dolor de volver a empezar»

Carta de lectores enviada por Milton Schwindt.

 

Hoy me desperté con una triste noticia y sentí que todo lo que luchamos y trabajamos desde hace tres años junto a y por mi familia, volvió a foja cero. Y es inevitable que la desesperanza y la angustia vuelven a invadirme de nuevo, como aquel 14 de abril de 2017.

Hace menos de un mes (el 28 de mayo del 2020) y luego de tres años de intensa lucha, el tocoginecólogo Carlos Fernando Fernández Torres fue sentenciado como autor penalmente responsable del delito de “Homicidio culposo”, por la muerte de mi esposa Andrea Cecilia Aquino y Lesiones a otra paciente, en virtud de los hechos ocurridos el 14 de abril de 2017.

Y cuando el Juzgado Correccional N° 1 dictó esta sentencia, pensé que tantos años de lucha y sacrificio, tanto dolor y tristeza por fin lograban su cometido y si bien, nadie me iba a devolver a Cecilia, mi familia y yo creíamos que hicimos justicia.

A pocos días de creer que lo habíamos logrado, de creer que todos nuestros esfuerzos y nuestra lucha incansable por la memoria de Ceci tuvieron sus frutos, nos anoticiamos de que el médico Fernández Torres pedirá la revisión de la sentencia por la cual fue condenado, por la muerte de mi esposa.

Esa sentencia que llegó hace menos de un mes, será apelada por quien fuera el responsable de quitarme a mi compañera, mi amiga y madre de mi único hijo y sin que él la pueda conocer. Impidió que Johan conozca a su madre, un ejemplo de mujer, amiga, compañera, llena de amor y con muchas ganas de vivir y de seguir formando juntos la familia que habíamos empezamos a construir.

Es imposible no sentir impotencia, pero creo en la Justicia para reclamar y luchar por la memoria de Ceci. Día tras día me mantengo de pie su familia, por la mía y por mi hijo, pero es inevitable no sentir rabia por todo esto, porque enterarme de esta apelación, me hace pensar que no avanzamos en nada. Es desesperante saber que el no aceptar la sentencia es no aceptar que Cecilia se murió y no se hizo nada para evitarlo.

El análisis que realizó el juez se basa en el dictamen de los peritos, donde refirieron la responsabilidad penal por la muerte de Cecilia al doctor Fernández Torres y éste último decidió apelar al dictamen.

Con este proceso lo único que buscábamos era la atribución de la responsabilidad por parte de Fernández Torres, era el único consuelo que nos quedaba tras la muerte de Ceci pero además, era nuestra forma de aferrarnos a la idea de que todo lo que hicimos en su nombre, valió la pena.

Pero no conforme con la pérdida de la vida de Ceci y el daño que nos causó todo este proceso, otra vez siento que estamos en foja cero. Otra vez a la espera de justicia y de someternos a este sufrimiento nuevamente. Otra vez rememorar y volver a luchar. Es agotador, desesperanzador porque la justicia actuó, analizó y luego de tres años de trabajo, dictó sentenció, que será apelada por quien no hizo lo que debía.

¿Sabrá él lo que significa perder a alguien tan importante? ¿Sabrá él que hace tres años camino a pedazos, sacando fuerzas de donde no tengo para hacer justicia por mi esposa y mi hijo? ¿Sabrá lo que se siente pensar que esta apelación implica revolver dolor y regresar al día más triste de mi vida, un 14 de abril de 2017? No lo sé. Sólo sé que continuaré la lucha porque Cecilia y mi hijo merecen justicia.

 

Carta de lectores enviada por Milton Schwindt.

Publicaciones relacionadas

Cerrar