Información General

Festival de Cine Rural: “Luchemos por ocupar los espacios, cuestionemos a los que aspiramos”

En Bella Vista, Corrientes, se realizó la semana pasada el Festival de Cine Rural. Natalia Vega se incorporó en esta edición para coordinar el novel espacio de Mujeres Latinoamericanas, que vino para quedarse en el evento. Con talleres y muestras, Vega afirma que la desigualdad de géneros en el cine local continúa y dice: “Muchas veces el sistema patriarcal nos mete en la cabeza la idea de que nosotras no tenemos la capacidad de los varones en cuestiones técnicas”.

 

Natalia Vega es emprendedora de Jasy encuadernaciones en Corrientes, docente y realizadora audiovisual. Fue parte del equipo organizador en el Festival de Cine Rural de este año. Su labor principal en el evento fue coordinar el espacio de Mujeres Latinoamericanas denominada desde el año pasado “Melisa Bogarin”. El año pasado se inauguró este espacio con la realización del mural en homenaje a la compañera de Agricultura Familiar, fallecida en un marco de despidos y crisis laboral en 2016.

Vega habló con elDIARIO de la Región para dar su perspectiva sobre el crecimiento de este festival y particularmente, sobre este nuevo espacio que se gestiona para las mujeres creadoras. Cuenta, que el Festival crece cada año y se va consolidando como la propuesta cultural que acerca el cine a las juventudes de distintos puntos del interior de la provincia y también de otras provincias “Este encuentro es doble: como espectadores, pero sobre todo como realizadores de sus propias producciones audiovisuales”, explica.

“Este es mi primer año colaborando con la organización y desde este lugar vi un trabajo muy coordinado, con cuidado puesto en todos los detalles, y muy bien articulado entre trabajadores del INTA y el resto del equipo”, indica. Siendo joven, la realizadora tiene una nutrida experiencia en el campo audiovisual, sobre todo orientado en una perspectiva social y comunitaria.

Sobre su participación en el espacio Mujeres Latinoamericanas, y en consonancia con un sentimiento que se repiten en las mujeres de este campo (y otros), opina: “En un principio pensé que el lugar me quedaba muy grande, pero por el apoyo de otras compañeras decidí aceptar el desafío. Desde ahí propusimos la proyección de algunas realizaciones audiovisuales que están llevadas adelante por mujeres, especialmente en los equipos técnicos”.

Agrega que se impulsó la instalación «Tierra es mi cuerpo», que reúne el trabajo de más de 18 escritoras y fotógrafas vinculándolas a través del arte y la naturaleza. “Propusimos la participación en el Festival de Sole Villalva, una joven música de paraje El Progreso, quien cantó en una edición anterior alentada por sus compañeres e invitada por Seba Ibarra y en esta oportunidad fue convocada como artista principal para hacer su presentación”, relata.

Esta edición del Festival de Cine Rural incluyó talleres de comunicación inclusiva para docentes y otro de “stop motion para todxs”, orientado a estudiantes de una EFA (escuela de familia agrícola) “que tuvo como resultado la producción y proyección de tres videominutos”. Estos talleres estuvieron a cargo del colectivo de mujeres audiovisualistas de Chaco, Xinéticas.

 

LO ÚNICO

Consultada por este medio sobre lo distintivo de este festival con otros de la zona, Natalia Vega dijo que “una de las particularidades que tiene es el marco bellísimo que le da la Estación del INTA, en el que se desarrollan todas las actividades. Un espacio verde, prácticamente desconectado de la tecnología que permite encontrarte con las producciones audiovisuales y con tanta gente que pasa año a año a ver cine rural”.

También habla de “las dinámicas que están propuestas en gran medida por nuestro público, que son estudiantes y docentes de escuelas rurales y de los alrededores. Esto va desde los tiempos en los que se realizan las proyecciones en la posibilidad de generar otras actividades paralelas a la muestra, etcétera.

 

GÉNEROS

Y CINE

 

“Como en muchísimos aspectos de la vida, el cine regional tiene una clara desigualdad de género en la conformación de los equipos, con roles que son en gran medida ocupados por varones”, afirma al iniciar este tema. La desigualdad, aunque visible sigue siendo notoria: “Hoy, hay muchas mujeres que se dedican a la realización y que pueden acceder a pantallas. Pero veo que hay un desequilibrio enorme cuando observamos algunos roles específicos, como son los técnicos (cámaras, sonido, iluminación, postproducción)”.

En cambio, asegura: “es fundamental que se generen espacios como este, que se debata la participación cualitativa de las mujeres en los rodajes. Que luchemos por ocupar los espacios que nos corresponden pero que también cuestionemos los espacios a los que aspiramos. Muchas veces el sistema patriarcal nos mete en la cabeza la idea de que nosotras no tenemos la capacidad de los varones en cuestiones técnicas, y creo que eso también incide a que no busquemos especialización en esas áreas”.

 

 

 

Cooperativa La Prensa

Cooperativa de Trabajo y Consumo Ltda La Prensa

Publicaciones relacionadas

Cerrar